Codex Calixtinus : VI suplementos - 25 (es)

 

                                    VISIÓN DE UN TAL FUCÓN, PEREGRINO DE SANTIAGO

                                              DOCE Y TRECE VECES POR GRATITUD.

 

De Mosteriolo el que está en la orilla del mar a Santiago,

     un tal Fucón venía y era la décima vez.

 

Y cuando en Burgos estaba durmiendo, el Apóstol por quinta

     vez le visita en sueños para alegrarle el alma.

 

Dios te guarde, le dice, hermano, yo soy el Apóstol;

     visitarás mi santa tumba hasta trece veces.

 

Luego, signándome, dióme a beber de un vaso de piedra

     una bebida dulce que me despierta al punto.

 

Es así como marca sus huellas el Santo Patrono

     y para dar alivio a peregrinos luce.

 

Ya mereció Compostela del cielo por eso sin duda

     ser el depósito fiel de tan preciado cuerpo;

 

pues que testigo Santiago bendice ciudad y sepulcro,

     y ante el sepulcro tales hechos refiere Fucón.

 

  Esto fue realizado por el Señor y es admirable a nuestro ver.

 

 

Santo patrono Santiago, henchido en la fuente divina,

     llénanos el corazón, sacra bebida apresta;

 

y pues radiante de luz celestial iluminas el cielo,

     muestre a tus peregrinos esa tu luz la vía;

 

o estimulándonos, pues, el Señor con vino sin mezcla,

     llanto nos hace beber con que nos lava el lodo,

 

mida el camino con lágrimas la de caminos medida

     y de David la fuente nuestra inmundicia lave.

 

Copa por tanto feliz la que purga el alma de sombras,

     más feliz sueño el que ve cómo despierta vela.

    

  retour à Codex VI. es

  home

                                                                       06/01/2013

delhommeb at wanadoo.fr