Codex Calixtinus : VI suplementos - 20 (es)

                            LECCIONES SEGÚN EL PAPA LEON Y EL MAESTRO PANICHA

                                         SOBRE LA TRASLACIÓN DE SANTIAGO

 

 

  LECCIÓN I

 

Como rayo del sol de la justicia

de los doce el primero en la milicia

logra el primero campo de victoria

y el primero su parte de la gloria.

 

Una revuelta la crueldad del rey

Azuza contra la cristiana grey,

y Santiago a la gloria es elevado,

por sentencia de Herodes degollado.

 

De la tierra entre siete sustrajeron

su cuerpo y hasta Jaffa lo trajeron,

y allí una nave por azar hallando,

se embarcaron el cuerpo custodiando.

 

 

  LECCIÓN II

 

Esta nave con carga tan sagrada,

por la divina mano gobernada,

al puerto de Iria llega por las olas,

en las últimas playas españolas.

 

Con días de bonanza navegando,

salmos e himnos proféticos cantando,

al séptimo, bañado en luz y unción,

descansan en el puerto del Padrón.

 

Por tanta gloria, ¡oh milagroso encanto!,

el propio sol con sus rayos el santo

cuerpo por el celeste espacio lleva

desde Iria a donde su iglesia hoy se eleva.

 

 

  LECCIÓN III

 

"De los dos ríos" bien pueden llamar a

Iria por el Ulla y por el Sar,

o por la piedra villa del Padrón;

mas otras gracias de ella ya no son.

 

Pues los siete discípulos, llorosos,

se alejan tierra adentro cautelosos

en busca de un recóndito lugar

donde el Apóstol puedan sepultar.

 

Y a distancia de doce a quince millas

de la mar, y del Sar en las orillas,

por indicios divinos lo encontraron,

y allí el cuerpo piadoso sepultaron.

 

 

  LECCIÓN IV

 

En un arca marmórea ya sepulto

con sus exequias, van a un monte inculto

a destruir con el favor divino

a un dragón muy pestífero y dañino.

 

El demonio a la cruz no le hace frente

y revienta partido por el vientre.

y con agua bendita rociado

el monte, Sacro fue y es hoy llamado.

 

 

  LECCIÓN V

 

Y el que antes Ilicino se llamaba,

que a cometer pecados convidaba,

ya consagrado como el sol está

y hospitalario mucho fruto da.

 

Y apenas a unos toros se acercaron,

su virtud éstos experimentaron;

pues perdiendo la furia que tenían,

al yugo por sí mismos acudían.

 

 

  LECCIÓN VI

 

Tras esto la divina voluntad

Tres quedar deja por comunidad,

Y de los otros la navegación

Guía, testigo el Papa San León.

 

Constrúyese una iglesia en el lugar,

Sobre la tumba ponen un altar,

Y aquí de todo el mundo hay concurrencia

Y a las preces de todos asistencia.

 

Aquí el remedio está de los dolores,

Aquí hallan el perdón los pecadores,

De Cristo los milagros aquí vemos,

Loor y gloria a Cristo siempre demos.

 

Aquí de tres testigos el favor

De Cristo viene para suma gloria,

Por quien hemos logrado la victoria,

Paz en la senda y en la patria honor.

    

  retour à Codex VI. es

  home

                                                                       06/01/2013

delhommeb at wanadoo.fr