Codex Calixtinus : VI suplementos - 21 (es)

 

                                                    ORACIÓN DEL MAESTRO G...

 

Adonay, Rey de reyes, mi Señor,

alfa y omega de infinita luz,

Dios que nos hablaste hecho hombre,

por tu nombre te invoco.

 

Tú, de Dios Hijo, restaurándonos,

para ser libres, justos, inocentes,

dijiste que en verdad libres seríamos

si nos librabas Tu de la miseria.

 

De aquí la libertad bajo tu gloria

como la servidumbre a tu justicia,

que hoy y mañana con los elegidos

junto a la fuente del perdón me valga.

 

Tú nos dijiste a tus siervos: - Pedid;

- Buscad -, oímos para que busquemos,

y a que llamemos, por tercera vez:

- Llamad -, tu buen consejo nos invita.

 

Por el divino título del tiempo

que en el mundo viviste con nosotros,

desátame los lazos de las culpas

mi manada de mies digna aceptando.

 

Después de haber pasado entre los hombres

treinta y tres años y tres meses,

fué destrucción tu muerte de la muerte

perpetua, ¡oh Rey de la suprema gloria!

 

Por las palabras de las siete horas

con que a las gentes te atrajiste

redimiéndonos a tus pobres siervos,

abre tus ojos sobre mí.

 

Por esto sola tu misericordia

sálgame al paso en la miseria;

a Ti clamo por las cuarenta horas

del triduo, que Tu me restaures.

 

Por los días tras los que de los muertos

quebrantando el infierno resurgiste

y a los justos abriéndoles la vida,

si llevas a alguien llévame en tus hombros.

 

De la divina edad a la medida

la edad de mi milicia da comienzo,

para vestir de la salud el manto

y salvarme con el divino Hijo.

 

Por el Hijo, Padre, me creaste,

recréame, salvación de los fieles,

santifícame, premio de los santos,

y para los tres sea un solo júbilo.

 

Llévame en pos de ti, Unidad del Padre,

y justifícame, Igualdad del Hijo,

y resucítame, Caridad de ambos,

luz de los tres y trina Identidad.

 

TERMINA

    

  retour à Codex VI. es

  home

                                                                       06/01/2013

delhommeb at wanadoo.fr