Codex Calixtinus : Libro Primero - Capítulo XXI (es)

 

                                                                          CAPÍTULO XXI

 

                                COMIENZA EL OFICIO DE LA FIESTA DE SANTIAGO APÓSTOL

                                                  ORDENADO POR EL PAPA CALIXTO

                                          PARA EL 24 DE JULIO, VIGILIA DE SANTIAGO

 

  CAPÍTULO PARA MAITINES.

  Santiago, siervo de Dios y de nuestro Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en dispersión, salud.

 

  CAPÍTULO PARA TERCIA.

  Santiago en sus días no temió al príncipe, y nadie le venció en potencia, ni le superó la palabra de nadie. .

 

  PARA SEXTA.

  En su vida hizo prodigios y obró milagros en su muerte; mostró los sucesos futuros y ocultos, antes de que sucediesen.

 

  CAPÍTULO PARA NONA.

  En toda boca, como miel, sabrá a dulce su memoria y como música en el convite de vino.

 

                                           PARA EL 25 DE JULIO 

  DÍA VIII DE LAS KALENDAS DE AGOSTO.

 

  CAPÍTULO PARA LAS VISPERAS DE SANTIAGO.

  Dice: Puso el Rey Herodes sus manos en afligir a algunos de la Iglesia y degolló a Santiago, hermano de Juan, con la espada.

 

  CAPÍTULO PARA MAITINES.

  El que había denunciado a Santiago al juez para el martirio, movido a penitencia, se confesó asimismo cristiano.

 

  PARA TERCIA.

  Cuando era llevado por el camino, rogó Josías a Santiago que le perdonase.

 

  CAPÍTULO PARA SEXTA.

  Mas Santiago, reflexionando un momento, le dijo: La paz sea contigo, y lo besó y así ambos juntamente fueron degollados.

 

  CAPÍTULO PARA NONA.

  Santiago venció a las turbas no con la fuerza del cuerpo, ni con armadura poderosa, sino que, con la palabra, sometió al que le maltrataba.

 

  CAPÍTULO PARA VISPERAS.

  Llamó Jesús a Santiago, hijo del Zebedeo, y a Juan, hermano de Santiago, y les puso por nombre Boanerges, que quiere decir hijos del trueno.

 

  ADEMÁS, OTRO CAPÍTULO.

  Santiago fue grande según su nombre; el mayor, entre los escogidos de Dios para la salvación, en atacar a los enemigos insurgentes para apoderarse de la herencia de Israel.

 

  OTRO CAPÍTULO.

  Por el mismo tiempo puso, pues, Herodes sus manos en afligir a algunos de la Iglesia; degolló, pues, a Santiago, hermano de Juan, con la espada.

 

  CAPÍTULO.

  Inmediatamente hirió a Herodes el ángel del Señor, y consumido de gusanos expiró, por no haber dado honor a Dios.

                                           ---------------------------------------------------------------------------

    

  retour à Codex I. es

                

                                                      delhommeb at wanadoo.fr -  05/01/2013