Codex Calixtinus : Libro Segundo - Capítulo II (es)

 

                                                                                   CAPÍTULO II

 

                EJEMPLO DE SANTIAGO ESCRITO POR SAN BEDA, PRESBÍTERO Y DOCTOR

 

  En tiempos del beinaventurado Teodomiro, obispo de Compostela, hubo un italiano que apenas se atrevió a confesar a su sacerdote y párroco cierta gran fechoría que una vez había cometido. Oída ésta, el párroco, aterrado de tan grave culpa, no se atreve a imponerle penitencia; pero movido a compasión envía al pecador por tal motivo al sepulcro de Santiago con una esquela donde estaba escrito su pecado, ordenándole que implorase de todo corazón los auxilios del santo Apóstol y se sometiese al juicio del obispo de la apóstolica basílica. Sin tardanza, pues, acudió a Santiago en Galicia, y sobre su venerable antealtar, arrepintiéndose de haber cometido falta tan grande y pidiendo perdón a Dios y al Apóstol con sollozos y lágrimas, el día de Santiago, o sea el veinticinco de julio, a primera hora, puso el manuscrito de su acusación.

 

  Cuando el bienaventurado Teodomiro, obispo de la sede compostelana, revestido de las ínfulas episcopales, se acercó al altar el mismo día a media mañana para cantar la misa, halló la esquela de aquél bajo el paño del altar y preguntó por qué o por quién habá sido puesta allí. Y habiéndose presentado en seguida el penitente y habiéndose contado no sin lágrimas su fechoría y el mandato de su párroco, por lo que había venido a postrarse ante él de rodillas, oyéndole todos, el santo obispo abrió la esquela y, como si jamás hubiese sido escrita, nada halló en ella. Cosa admirable y de gran alegría, alabanza y gloria para Dios y el Apóstol, que les deben ser perpetuamente cantadas. Esto fué realizado por el Señor y es admirable a nuestro ver. El santo bispo, creyendo, pues, que aquél había alcanzado el perdón de Dios por los méritos del Apóstol y no queriendo imponerle penitencia alguna por la culpa perdonada, sino solamente mandándole ayunar desde entonces los viernes, le envió a su país absuelto de todos sus pecados. Con esto se da a entender que a todo el que verdaderamente se arrepienta y desde lejanas tierras busque de todo corazón el perdón del Señor y los auxilios de Santiago que deben pedirse en Galicia, sin duda la nota de sus culpas le será borrada para siempre. Lo cual dígnese cumplir nuestro Señor Jesucristo que con el Padre y el Espiritu Santo vive y reina Dios por los infinitos siglos de los siglos. Así sea.

                                                                  -----------------------------------------------

 

  retour à Codex II. es

                

                                                              delhommeb at wanadoo.fr - 05/01/2013