Codex Calixtinus : Libro Cuarto - Capítulo XXI.7 (es)

 

                                  [LOS CUERPOS DE LOS MUERTOS SON PREPERADOS

                                                     CON AROMAS Y CON SAL]

 

  Entonces, sus respectivos amigos perfumaron con distintos aromas los cuerpos de los muertos. Unos los ungieron diligentemente con mirra, otros con bálsamo, otros con sal. Quien viera cuántos abrían por el vientre los cuerpos de muchos, y limpiaban las heces, y al no tener otros perfumes los llenaban de sal, lloraría con el corazón compungido.

 

  Unos hacían ataúdes de madera para transportarlos, otros los transportaban sobre caballos, éstos se los llevaban a cuestas, aquéllos a mano, otros llevaban a los heridos y enfermos en parihuelas sobre los hombros. A unos les enterraban allí mismo, otros los llevaban hasta la Galia o a su propio lugar, otros los llevaban hasta que entraban en putrefacción, y entonces los enterraban.

    

  retour à Codex IV. es

  home

                                                                       06/01/2013

delhommeb at wanadoo.fr