Codex Calixtinus : Libro Tercero - Capítulo IV (es)

 

                                                                CAPÍTULO IV

 

                                   ACERCA DE LAS CARACOLAS DE SANTIAGO.

 

  Se cuenta que siempre que la melodía de la caracola de Santiago, que suelen llevar consigo los peregrinos, resuena en los oídos de las gentes, se aumenta en ellas la devoción de la fe, se rechazan lejos todas las insidias del enemigo; el fragor de las granizadas, la agitación de las borrascas, el ímpetu de la tempestad se suavizan en truenos de fiesta; los soplos de los vientos se contienen saludable y moderadamente; las fuerzas del aire se abaten.

 

 

                                                       FIN DE LIBRO TERCERO

    

  retour à Codex III. es

  home

                                                                       01/12/2011

delhommeb at wanadoo.fr