Codex Calixtinus : VI suplementos - 18 (es)

 

                                         MILAGRO DE SANTIAGO DEL NIÑO RESUCITADO.

                                         AÑO DE LA ENCARNACION DEL SEÑOR DE 1164.

                                                       XII INDICCIÓN. EPACTA XXV

 

Es admirable Dios y es excelso en sus santos,

     y con su omnipotencia sólo El hace milagros.

 

Los santos por la gracia del Todopoderoso

     pueden realizar muchos prodigios milagrosos.

 

Y por eso Santiago irradia a todo el mundo

     de santa virtud lleno cual pío taumaturgo.

 

Columna es de la patria, del reino guardia y fuerza,

     y de piadosos votos salud que siempre llega.

 

La ciudad de Clermont y la noble del Puy

     conocen las murallas muy bien de San Florín.

 

De aquí vino a Santiago y contó un peregrino

     cómo la vida había sido devuelta a un niño.

 

A la edad de tres años abandonó la vida

     sus miembros de la puesta del sol al nuevo día.

 

Los padres no cesaban en sus amargos llantos

     ni de hacer oraciones y votos a Santiago.

 

Para el día siguiente se dispone el entierro

     del cadáver llorado por continuos lamentos.

 

Cuando Santiago siempre propicio resucita,

     con su abundante gracia al niño la nueva vida.

 

¿Quién puede contar tantos, tantos elogios dichos

     y las ofrendas hechas por tantos peregrinos?

 

Del niño al propio padre ha contado la hazaña

     y en señal ha traído la pequeña mortaja.

 

Este hecho milagroso del Señor obra fué,

     cuyo honor son sus santos, su gloria eterna. Amén.

 

  Esto fue realizado por el Señor y es admirable a nuestro ver.

Amén.

 

  retour à Codex VI. es

  home

                                                                       01/12/2011

delhommeb at wanadoo.fr