Codex Calixtinus : Libro Primero - Capítulo XXX (es)

 

                                                          CAPÍTULO XXX

                                                            

                                                        30 DE DICIEMBRE.

                                      TRASLACIÓN Y ELECCIÓN DE SANTIAGO.

                                     MISA COMPUESTA POR EL PAPA CALIXTO

 

  (INTROITO). Jesús llamó...

  SALMO. Los cielos narran...

 

  COLECTA. Dios, cuyo Unigénito junto al mar de Galilea eligió al bienaventurado Santiago en orden al apostolado y que lo dio como abogado a los pueblos de Galicia, danos, te rogamos, que ayudándonos el mismo, dejados todos los bienes de la tierra, merezcamos conseguir lo que es mayor en los cielos, a nuestro Señor...

 

  LECCIÓN DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA. Santiago agradó a Dios y fue trasladado al Paraíso para exhortar a penitencia a las gentes. Fue encontrado perfecto, justo y en el tiempo de la ira sirvió de reconciliación. La alianza del siglo fue colocada en él para que no pudiese ser destruída toda la carne. Gran padre de multitud de naciones; y no se encuentra semejante a él en la gloria en haber guardado la ley del Excelso. Y Dios estableció alianza con él y afirmó su alianza en su carne; y en la tentación fue encontrado fiel; por ello conjuntamente le dio descendencia en su nación, al crecer como un monte de tierra y ensalzar su nombre como las estrellas. Y heredarlos desde un mar a otro mar y desde el río hasta los confines de la tierra.

 

  Le reconoció en sus bendiciones y le dio la heredad y la dividió entre las doce tribus y le conservó hombres misericordiosos, que encontraban agradecimiento a los ojos de todos. Amado de Dios y de los hombres, cuya memoria es bendecida.

 

R. Envió el Rey Herodes...

V. Dió muerte... (como arriba)

 

  ALELUYA. Llamó Jesús...

 

  PROSA. Felicitémonos y alegrémonos...

 

  LO QUE SIGUE DEL SANTO EVANGELIO, SEGÚN SAN MARCOS. En aquel tiempo, pasando Jesús junto al mar de Galilea, vió a Simón y Andrés, hermano de éste, echando las redes al mar. Pues eran pescadores. Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres. E inmediatamente, dejados todos sus bienes, le siguieron. Y habiendo andado un poco vió a Santiago, hijo del Zebedeo, y a su hermano Juan, los cuales se hallaban en la nave repasando sus redes, y los llamó. Y dejando a su padre el Zebedeo en la nave con los obreros, le siguieron a él.

 

  OFERTORIO. Subiendo Jesús...

 

  SECRETA. Al celebrar la festividad de tu bienaventurado apóstol Santiago, hemos llenado tu altar de dones, Señor; te rogamos que obres en nosotros la desaparición de nuestros vicios y la vida de las virtudes con tu bendición, por nuestro Señor...

 

  PREFACIO. Verdaderamente es digno... Eterno Dios y en este día esclarecido en honor de Santiago...

 

  COMUNIÓN. Dijo Jesús a Santiago...

 

  POSTCOMUNIÓN. Haznos, te rogamos, clementísimo Dios, sentir el patrocinio de tu amado apóstol Santiago a nosotros, que sus fiestas nos has concedido celebrar los gloriosos misterios, por nuestro Señor...

 

  ORACIÓN. Dios, que a tu bienaventurado apóstol Santiago lo adornaste en la tierra con milagros, signos y prodigios, haznos, te rogamos, ser agregados a su compañía en los cielos, por nuestro Señor...

 

 

     EL PAPA CALIXTO SOBRE EL OFICIO DE LA OCTAVA DE LA TRASLACIÓN DE SANTIAGO

 

 La octava de la traslación de los restos y de la elección de Santiago celébrese a los siete días, o sea en las Nonas de enero (5 de enero), pues a los ocho días no puede celebrarse por la fiesta de la Epifanía, que se celebra en ese día. Los maitines cántense, sin embargo, con nueve lecciones, como en el día de la fiesta, y toda la misa también, a excepción del Evangelio, que debe leerse el siguiente: Lo que sigue del Santo Evangelio, según San Mateo. En aquel tiempo, andando Jesús junto al mar de Galilea, vió a dos hermanos, Santiago, hijo del Zebedeo, y a Juan, su hermano, quienes en la nave con el Zebedeo, padre de los mismos, reparaban las redes, y los llamó. Ellos inmediatamente dejaron las redes y a su padre y le siguieron. Y recorría Jesús toda la Galilea enseñando en las sinagogas y predicando el Evangelio del Reino y sanando todo dolor y toda enfermedad en el pueblo. Y su fama se divulgó por toda la Siria y le ofrecieron todos los que estaban mal afectados de varios dolores y tormentos, así como a los lunáticos y paralíticos, y los curó. Y le siguió gran multitud de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Transjordania.

 

 

                   BENEDICAMUS DE SANTIAGO COMPUESTO POR EL MAESTRO ANSELMO:

 

Salten de gozo en la gloria. Luce el día.

Aplauda la Madre Iglesia. Luce el día.

De Santiago en la victoria. Luce este día.

 

Que de Herodes por la espada. Luce el día.

Subió a los cielos y goza. Luce el día.

Vida bienaventurada. Luce este día.

 

A quien Cristo, eterno Rey. Luce el día.

Le hizo brillar con milagros. Luce el día.

Magnífico ante su rey. Luce el día.

 

De pasiones encendidas. Luce el día.

Líbrenos y de sus males. Luce el día

Y prémienos nuestras vidas. Luce este día.

 

Y que en nuestra última hora. Luce el día.

Nos defienda del demonio. Luce el día.

Y nos lleve adonde él mora. Luce este día.

 

Y en la mansión celestial. Luce el día.

Bendíganos al Señor. Luce el día.

Con alegría inmortal. Luce este día.

 

Las maldades siempre odiando. Luce el día.

Las amistades amando. Luce el día.

Y siempre a Dios gracias dando. Luce este día.

 

 

                   CONDUCTUM DE SANTIAGO POR UN ANTIGUO OBISPO DE BENEVENTO:

 

¡Oh, buen Santiago! Tu fiesta, que vuelve al retorno del tiempo,

Da gloria en el cielo a tus fieles.

 

A celebrar tu brillante victoria a las gentes invita.

Da gloria...

 

Demos cantando al Señor las gracias tan bien merecidas.

Da gloria...

 

Que te otorgó el ascender a los cielos de luz esplendentes.

Da gloria...

 

Tú despreciaste en tu carne mortal las heridas violentas.

Da gloria...

 

Para lograr a su vez un disfrute sin fin de la vida.

Da gloria...

 

Ten presentes a quienes renuevan tus fiestas gozosas.

Da gloria...

 

Para guardar cual señor a tus siervos, pasto tu rebaño.

Da gloria...

 

Y bendiganos por ello al Señor, al Rey de los reyes.

Da gloria.

 

Lee, lector,

y dile al Rey

que rige todo:

Manda, Señor.

 

 

           CONDUCTUM DE SANTIAGO, COMPUESTO POR DON FULBERTO, OBISPO DE CHARTRES.

 

De Dios al Hijo

en este día

cantemos loas

con alegría.

 

     (Repita esto un niño entrando entre los dos cantores):

 

     Santiago, apóstol

     bondadosísimo,

     de males líbranos

     tú piadosísimo.

 

Este es un día

cuyo esplendor

brilla en el orbe

como el mayor.

 

     Santiago, apóstol...

 

Cuando Santiago

subió a la gloria

donde por Cristo

canta victoria.

 

     Santiago, apóstol...

 

De Zebedeo

Hijo carísimo,

por sus milagros

fue famosísimo.

 

     Santiago, apóstol...

 

Alivio a ciegos

y a cojos dio,

auxilio a todos

suministró.

 

     Santiago, apóstol...

 

Después de nuestro

juicio final

llévenos a la

luz Celestial.

 

     Santiago, apóstol...

 

Lee, lector,

y dile al Rey

que rige todo:

Manda, Señor.

 

 

   CONDUCTUM DE SANTIAGO, COMPUESTO POR EL MAESTRO ROBERTO, CARDENAL ROMANO.

 

Cantemos al Señor todos en coro,

     (Diga esto un niño): Alegre el pecho,

Celebrando la fiesta de Santiago,

     (Niño): Limpios de cuerpo.

 

Este prodigios y milagros hizo,

     (Niño): Cordero manso,

Luz fue de ciegos, báculo de cojos

     (Niño): Nuestro Santiago.

 

Brilla ahora en el cielo y en el mundo

     (Niño): Sin fin por ellos

Y para los gallegos resplandece,

     (Niño): Buen caballero.

 

El es guardián y defensor de España,

     (Niño): Grande y preclaro,

Guárdenos él para que no nos trague

     (Niño): El Huerco amargo.

 

Lee, lector,

y dile al Rey

que rige todo:

Manda, Señor.

 

 

     CONDUCTUM DE SANTIAGO, COMPUESTO POR SAN FORTUNATO, OBISPO DE POITIERS.

 

Salve, festividad que por siempre serás celebrada,

     (Repita esto un niño entrando entre los dos cantores): Alegrémonos.

Cuando Santiago al cielo, cual merecía, subió.

     Alegrémonos.

 

Es el honor de la tierra que Tule la extrema limita,

     Alegrémonos.

Y suficiente reino de los gallegos es él.

     Alegrémonos.

 

Quien por el mundo adelante realiza muchos milagros.

     Alegrémonos.

Y de las gentes así viene a ser único amor.

     Alegrémonos.

 

Quien como faro elevado su luz extiende a los indios,

     Alegrémonos.

A quien hispanos, moros, persas, britanos aman.

     Alegrémonos.

 

Con el que cuenta el oriente, el ocaso, el Africa , el norte,

     Alegrémonos.

En galardón del cual toda virtud milita.

     Alegrémonos.

 

Y el que corrió por las aguas del mar siguiendo la orilla.

     Alegrémonos.

Y adonde nadie llegó puedo llegar su virtud.

     Alegrémonos.

    

  retour à Codex I. es

  home

                                                                       01/12/2011

delhommeb at wanadoo.fr