Poème de Roncevaux La Preciosa  

 

                                                           Antoni PERIS

                    Euskalherriko Unibertsitatea/Universídad del País Vasco. Vitoria/Gasteiz

                                   El Ritmo de Roncesvalles: estudio y edición

                                       ------------------------------------------------------------

                                                              Introducción

 

  Del Poema latino de Roncesvalles, se ha dicho que es "pieza magistral del Parnaso hispano-latino" y "poema notable, quizás el más notable de España, en cuanto al tiempo, a que se refiere".

 

  Es un poema destinado a describir y alabar a Roncesvalles y, en particular, a su hospital de peregrinos.

 

  Compuesto de 42 estrofas goliárdicas de cuatro versos rimados, que hacen un total de 168 versos, y escrito entre los años de 1199 y 1215, se nos ha transmitido sin título y sin nombre de autor.

 

  Su primer editor, el P. Fita, le dio el título de Carmen in laudem Rosciuallidis, y lo atribuyó al ilustre historiador y arzobispo de Toledo, don Rodrigo Jiménez de Rada (1170-1247). Para establecer el texto, Fita se basó, no en la lectura directa de la tradición manuscrita del Poema, sino en sendas copias de los dos códices que nos han conservado el Poema: una copia del ms. conservado en el Archivo de la Colegiata de Roncesvalles, llamado Pretiosa, que le facilitó el Prior de entonces, F. Pólit, y otra del ms. conservado en la Bayerische Staatsbibliothek de Múnchen, Clm. 10547, que le proporcionó el hispanista G. Baist.

 

  Unos años más tarde, en 1889, el benemérito estudioso de Roncesvalles, el abate y. Dubarat volvió a publicar el Poema juntamente con algunos textos del Pretiosa, basándose en sólo el códice de Roncesvalles, y recogiendo las variantes del códice de Múnchen que figuraban en nota en la edición de Fita, e hizo una traducción al francés.

 

  La antiguedad de ambas publicaciones (1884 y 1889), la dificultad de disponer cómodamente de la francesa, las incorrecciones del texto de ambas, que derivan de una transcripción defectuosa de los códices, en particular del de Múnchen, la ausencia de ediciones críticas modernas y accesibles, y por último, las interesantes y controvertidas cuestiones que el Poema suscita, como la personalidad del autor, la fecha de composición, la naturaleza del Poema, el título, etc., me han movido a dar una nueva edición crítica, basada en la colación de los mss. acompañada de una traducción, con notas, y del estudio de los aspectos histórico-literarios del Poema, antes mencionados.

                                             ---------------------------------------------

  Du poème latin de Roncevaux, on a dit que c'est un "chef-d'œuvre du Parnasse hispano-latin" et un "poème remarquable, peut-être plus le plus remarquable d'Espagne, pour l'époque".

 

  C'est un poème destiné à décrire et louer Roncevaux, et en particulier son hôpital pour les pèlerins.

Composé de 42 strophes goliardes de quatre vers rimés, soit un total de 168 vers, écrite entre 1199 et 1215, il nous a été transmis sans titre et et sansnom d'auteur.

 

  Son premier éditeur, le père Fita, lui donna le titre de Carmen in laudem Rosciuallidis, et l'attribua à l'illustre historien et archevêque de Tolède, Don Rodrigo Jimenez de Rada (1170-1247). Pour établir le texte, Fita s'est basé, non pas sur la lecture directe de la tradition manuscrite du poème, mais sur des copies séparées de deux manuscrits qui ont conservé le Poème: une copie du ms. conservé dans les archives de la Collégiale de Roncevaux, appelé Pretiosa, que lui procura le Prieur de l'époque, F. Polit, et un autre conservé à la Bayerische Staatsbibliothek de Munich, Clm. 10547, que lui fournit l'hispaniste G. Baist.

 

  Quelques années plus tard, en 1889, l'éminent spécialiste de Roncevaux, l'abbé. Dubarat réédita le poème avec quelques textes de la Pretiosa, en se basant seulement sur le codex de Roncevaux, et en recueillant les variantes du Codex de Munich figurant en note dans l'édition de Fita, et fit une traduction en français.

 

  L'âge des deux publications (1884 et 1889), la difficulté de disposer de la française, les incorrections du texte des deux, qui découlent d'une transcription défectueuse des manuscrits, en particulier de celui de Munich, l'absence d'éditions critiques modernes et accessibles, et enfin, les questions intéressantes et controversées que soulève le Poème, comme la personnalité de l'auteur, la date de composition, la nature du poème, le titre, etc., m'ont motivé pour fournir une nouvelle édition critique, fondée sur la collation des mss. accompagnée d'une traduction en espagnol, avec des notes, et sur l'étude des aspects historiques et littéraires du Poème, évoqués ci-dessus.

                                            -----------------------------------------------------

 

                                               RIMVS DE ROSCIDEAVALLE

 

Domus uenerabilis, domus gloriosa,

Domus admirabilis, domus fructuosa,

Pireneis montibus floret sicut rosa,

Vniuersis gentibus ualde gratiosa.

 

Eius beneficia cupio narrare,

Quam sincere teneor et semper amare,

Eam multipliciter potero laudare:

Video materiam undique manare.

 

Volo tamen laudibus eam collaudari,

Que possint ydoneis testibus probari;

Qui uult uerum tempnere, falsum uenerarí,

Nimis est odibilis celo, terre, mari.

 

Domus ista dicitur Roscideeauallis,

Domus necessaria, domus hospitalis,

Bonis uaccans omnibus, terga prebens malis:

Suis hanc Omnipotens semper tegit alis.

 

Fundens rorem gratie hic largitur dona

Spiritus Paraclitus, a quo cuncta bona;

Sub presenti seculo cunctis est annona,

Erit et fidelibus in celis corona.

 

Sancius episcopus, caput huius rei,

In honore uirginis, genitricis Dei,

Ad radicem maximi montis Pirenei

Hospitale statuit quo saluantur rei.

 

Nominatus pontifex cum Pampilonensis

Fundaret hospitium montibus immensis,

Donis eum maximis iuuit in expensis

Ildefonsus inclitus, rex Aragonensis.

 

Videns uenerabilis hoc canonichorum

Conuentus, inuigilans honestati morum.

Hospitali tribuens plurima donorum,

Fecit se participem illius bonorum.

 

Post eram preteritis annis mille centum,

Quibus datis septies decem ad augmentum,

Hospitalis fieri cepit funtamentum,

Quod iter agentibus est operimentum.

 

Locum, in quo situm est, rigor yemalis,

Glacies perpetua, necnon nix annalis,

Fere semper aggrauant et aer brumalis:

Sola est serenitas domus hospitalis.

 

Terra per circuitum sterilis omnino,

Habitator quilibet eget pane, uino,

Sicera et oleo et lana et lino:

Hospitale rigitur Spiritu diuino.

 

In eodem aliquis uim frigiditatis

Non sentit, pauperiem nec sterilitatis;

Manet enim iugiter hic fons bonitatis,

Qui pellit inediam omnis egestatis.

 

Bona norunt plurimi huius hospitalis;

Via requirentibus est universalis

Beatorum limina; non est uia talis

Iacobum petentibus, nec sic generalis.

 

Hospitale hospites generosa fronte

Omni die colligens, quamuis sit in monte,

Eos necessariis consolatur sponte,

Que sibi proueniunt ex predicto fonte.

 

Porta patet omnibus, infirmis et sanis,

Non solum catholicis, uerum et paganis,

Iudeis, hereticis, ociosis, uanis,

Et, ut dicam breuiter, bonis et profanis.

 

Hic fiunt sex opera que precepit Deus

Fieri ab homine, ne, cum iubileus

Annus superuenerit, iudicetur reus,

Et sic a fidelibus erit fariseus.

 

Hujus domus bonitas sic amplificatur

Quod per eam Dominus sepius laudatur,

Supernorum ciuium cohors gratulatur,

Set catherua demonum nimis perturbatur.

 

In hac domo pauperum pedes abluuntur,

Barbe cum rasoriis eis auferuntur,

Lauatis capitibus capilli tolluntur;

Non est parum dicere ea que sequuntur.

 

Si uideres pauperum ibi sotulares

Resarciri corio, tunc Deum laudares,

Domus beneficia uocibus narrares

Eam totis uiribus mentis adamares.

 

Quidam stat ad ianuam panis portionem

Prebens transeuntibus, nullam actionem

Preter istam faciens et orationem,

Vt det Deus domuy consolationem.

 

Hic, qui petit, accipit munus caritatis

Repulsam non patitur quis a postulatis;

Quod largitur omnibus domus ista gratis,

Non est opus hominis, ymmo deitatis.

 

Plures nutrit orphanos hec materno more,

Eos pie corrigens manu, uirgis, ore,

Vt sic discant uiuere manuum labore,

Ne cogantur querere uictum cum rubore.

 

Domus ista prouidet egris summa cura.

Preciosa quelibet que producunt rura

Eis ultro proferens; ymmo multa piura

Quam ea que numerat nobis hec scriptura.

 

Mulieres splendide morum honestate,

Carentes spurcicia et deformitate,

Eorum seruicio ibi deputate,

Egros fouent iugiter plena pietate.

 

Due sunt aptissime domus infirmorum,

Quarum una feminis, altera uirorum

Deputatur usibus, uoluntati quorum

Presto sunt per omnia genera bonorum.

 

Est in eis camera fructibus ornata:

Ibi sunt amigdala et mala granata,

Ceterorum fructuum genera probata.

Que diuersis partibus mundi sunt creata.

 

Infirmorum domibus die lux diuina,

Nocte splendent lampades, ut lux matutina,

Est altare medium, in quo Catherina

Veneratur iugiter, simul et Marina.

 

In egris perficitur opus pietatis:

Requiescunt mollibus lectis et ornatis,

Non recedit aliquis, nisi cedat gratis,

Donec quis accipiat donum sanitatis.

 

Eis diuersoria ibi deputantur,

Que circumfluentibus aquis emundantur;

Balnea petentibus statim preparantur,

horum ut corporee sordes abluantur.

 

Infirmorum socii si uelint morari

Iubet pater ordinis eos uenerari,

Eis necessaria diligenter dari,

Quousque contigerit eos releuari.

 

Dum eorum aliquis migrat, sepulture

Datur, ut precipiunt leges et Scripture:

Est ibi basilica, in qua, qui nature

Sua soluunt debita, sunt perenny iure.

 

Mortuorum carnibus eo quod aptatur,

A carne carnarium recte nuncupatur;

Angelorum agmine sepe ulsitatur,

Ore audientiun eos hoc probatur.

 

Est huius basilice medio preclarum

Altare contagia purgans animarum;

Fit ibi misterium regum Regi carum,

Tenebrarum principi nimis est amarum.

 

Iacobite Iacobum pie requirentes,

Sua secum Iacobo munera ferentes,

Sepulture machinam circumspicientes,

Laudes deo referunt genua flectentes.

 

Huius est materia undique quadrata,

Quadrature summitas est orbiculata,

Cuius in pignaculo est crucis parata

Forma, per quam rabies hostis iacet strata.

 

Verum strenuissimus uir, rex Nauarrorum,

Construxit ecclesiam hic peregrinorum,

Eis decem milium prebens solidorum

Duraturos redditus et quadringentorum.

 

Huius regis genuit matrem imperator,

Pater eius extitit Sancius bellator,

Rex sapientissimus, tocius amator

Probitatis, hostium erat et fugator.

 

Domus dicte sepius fratres et sorores

Predictorum omnium sunt dispensatores,

Vitam regulariter ducunt atque mores,

Seculum despiciunt et eius honores.

 

Custos horum omnium dicitur Martinus,

Vir uite laudabilis, uelut alta pinus

Erga Christi pauperes late pandens sinus;

Eius implet uiscera spiritus diuinus.

                                                -----------------------------------

        

                                           RITMO DE RONCESVALLES

 

Casa venerable, casa gloriosa, casa admirable,

casa fructuosa, que florece

como una rosa en los montes Pirineos,

muy graciosa para todas las gentes.

 

Deseo referir sus obras de beneficencia,

debo amarla sinceramente y siempre;

podré loarla de mil maneras:

veo que todo me proporciona materia abundante.

 

Quiero, sin embargo, alabarla con alabanzas

que testimonios imparciales puedan probar.

Quien quiere despreciar lo verdadero y venerar lo falso,

se hace grandemente odioso al cielo, a la tierra y al mar.

 

Esta casa se llama del Valle cubierto de rocio,

casa necesaria, casa hospitalaria,

abierta a todos los buenos, cerrada a los malos;

el Todopoderoso la protege con sus alas.

 

Aquí derramando el rocío de la gracia prodiga su larguezas

el Paráclito, de quien proceden todos los bienes;

en este mundo alimenta a todos

y en el cielo coronará a todos los que han sido fieles..

 

El obispo Sancho, cabeza de esta institución,

fundó en honor de la Virgen María, madre de Dios,

al pie de la más alta montaña de los Pirineos,

un hospital donde son salvados los afligidos.

 

Cuando el mencionado obispo de Pamplona

fundó la hospedería en estas inmensas montañas,

el célebre rey de Aragón, Alfonso,

le ayudó a costearla con muy grandes donaciones.

 

Al ver esto, el venerable cabildo de los canónigos,

que vela por la honestidad de las costumbres;

concedió al hospital gran número de donaciones,

participando así de sus buenas obras.

 

Pasados mil cien años de la era

y añadidos a éstos sesenta,

se comenzaron a echar los cimientos de este hospital,

que sirve de refugio a los caminantes.

 

Sobre el lugar de su emplazamiento se abaten casi siempre

los rigores del invierno, el hielo perpetuo,

la nieve eterna y las brumas invernales;

sólo reina la serenidad de esta casa hospitalaria.

 

A su alrededor la tierra es completamente estéril;

sus habitantes carecen de pan, de vino,

de sidra, de aceite, de lana y de lino;

el hospital, en cambio, es gobernado por el Espíritu divino.

 

En él nadie siente el rigor del frío,

ni la pobreza ni la esterilidad,

pues aquí permanece siempre la fuente de la bondad,

que ahuyenta el hambre y toda necesidad.

 

Muchos conocen las buenas obras de este hospital;

es el camino general para los que visitan

los sepulcros de los Bienaventurados Apóstoles;

para los que van a Santiago de Galicia no hay un camino

tan apropiado ni tan frecuentado.

 

Todos los días el hospital acoge con corazón generoso a los huéspedes.

y, aunque está encima de una montaña,

los asiste gustosamente con las cosas necesarias

que le provienen de la mencionada fuente.

 

Su puerta está abierta a todos los enfermos y a los sanos,

no sólo a los católicos, sino también a los paganos,

a los judíos, a los herejes, a los ociosos y a los casquivanos,

en una palabra, a los. buenos y a los profanos.

 

Aquí se practican las seis obras de misericodia

que Dios mandó al hombre que practicara,

para que, cuando venga el año de la gloria celestial,

no sea juzgado culpable, y así no será separado de los fieles.

 

La bondad de esta casa se extiende tan lejos

que gracias a ella el señor es alabado a menudo,

la legión de los bienaventurados se regocija

y, en cambio, la caterva de los demonios grandemente se turba.

 

En esta casa se lava los pies a los pobres,

se les afeita la barba con navaja, se les lava la cabeza,

se les corta el pelo. Sería largo el referir

todas las atenciones que allí se dispensan.

 

Si vieras allí remendar con cuero el calzado a los pobres,

entonces alabarías a Dios, referirías en voz alta

las obras de beneficencia de esta casa

y la amarías con todas las fuerzas de tu alma.

 

Siempre hay alguien a la puerta

ofreciendo pan a los que pasan,

no haciendo otra cosa que ésta y rezar,

para que Dios asista a esta casa.

 

Aquí quien pide, recibe el don de la caridad;

nadie recibe negativa en lo que pide;

que esta casa da a todos de buen grado,

no es una obra del hombre, sino de Dios.

 

A multitud de huérfanos nutre ella como una madre,

corriéngolos bondadosamente con la mano, con la vara y con consejos,

para que así aprendan a vivir de su trabajo manual

y no se vean obligados a buscar su sustento vergonzosamente.

 

Esta casa atiende a los enfermos con sumo cuidadó,

les ofrece gustosamente los productos más preciosos del campó,

más aún les da mucho más servidos

que los que nos cuenta este escrito..

 

Unas mujeres notables por su vida honesta,

carentes de toda suciedad y fealdad,

están encargadas allí del servicio de los enfermos,

que ellas cuidan siempre con gran piedad.

 

Hay dos casas separadas,

muy apropiadas para recibir a los enfermos,

la una para uso de las mujeres, la otra para el de los hombres,

dispuestas a su voluntad con toda clase de cosas buenas.

 

En ambas casas hay una habitación repléta de frutos;

allí hay almendras, granadas

y excelentes clases de todos los frutos

que se producen en las diversas partes del mundo.

 

Las salas de la enfermería estáñ iluminadás, dé día, por la luz divina

y, de noche, por lámparas que brillan como la luz matinal;

en medio hay un altar donde a todas horas

se venera a la vez a santa Catalina y a santa Marina.

 

Con los enfermos se practica las obras de misericordia;

descansan en lechos blandos y bien compuestos;

no se va nadie, si no es por su propia voluntad

y después de recobrar la salud.

 

Allí se les asignan salas

lavadas por aguas corrientes;

para los que los piden, se les prepara en seguida baños,

para lavar la suciedad de sus cuerpos.

 

Si los compañeros de los enfermos quieren quedarse,

el padre de la comunidad ordena que sean tratados con todo esmero

y que se les dé diligentemente

todo lo necesario hasta que éstos sanen.

 

Cuando alguno de ellos fallece, se le da sepultura

como mandan las leyes y las Escrituras;

allí hay una capilla donde los que han pagado

su tributo a la naturaleza, descansan eternamente.

 

Como está destinada a recibir las carnes de los muertos,

se la llama con razón carnario de la palabra carne;

es visitada a menudo por una legión de ángeles,

esto es probado por los testimonios de aquellos que los han oído.

 

En medio de esta capilla hay un magnífico altar

para purificar a las almas de sus impurezas;

en él se celebra el misterio caro al Rey de reyes

y tan amargo al Príncipe de las tinieblas.

 

Los peregrinos de Santigo que visitan piadosamente a Santiago de Galicia

y llevan consigo sus presentes al apóstol Santiago,

contemplan la estructura del osario

y, doblando la rodillas, alaban a Dios.

 

Este edificio tiene la forma de un cuadrado perfecto,

la cima de este cuadrado es redonda

y en su pináculo se levanta una cruz,

con cuyo signo la rabia del enemigo es aplastada.

 

Pero el valorísimo rey de los navarros

construyó aquí la iglesia de los peregrinos

y les donó a perpetuidad los réditos

de diez mil cuatrocientos sueldos.

 

Este rey tuvo por madre a la hija del Emperador,

fue su padre Sancho el Batallador,

un rey muy sabio, amante de toda honestidad

y debelador de los enemigos.

 

Los hermanos y las hermanas de esta casa

dispensan a menudo todos los sudodichos beneficios

llevan una vida conforme a una Regla y a las buena costumbres,

y desprecian el mundo y sus honores.

 

El guardián de todos ellos se llama Martín,

varón de vida loable, que, como un alto pino,

abre ampliamente su regazo a los pobres de Cristo,

y cuyas entrañas están llenas del espíritu divino.

 

Éste conserva y acrecienta las posesiones de los pobres,

imponiéndose el sufrimiento por ellos,

pues la gloria de la patria celestial se consigue

a costa de las más grandes tribulaciones.

 

El Señor le ha confiado la administración de esta casa,

él que le pedirá cuentas por ello; y cuando Martín le haya devuelto

a su vez la administración en buen estado,

Dios le recompensará con una retribución condigna.

 

La susodicha casa dispensa muchos más beneficios

que los que se cuentan en este escrito;

pero si no pusiera fin a este ritmo,

alargándolo, causaría el tedio del lector.

                                  ------------------------------------------------------------------------------------

    

  retour à Q.Culture Histoire

  home

                                                                       24/01/2013

delhommeb at wanadoo.fr