Higiene y salud (Relloso)  

 

                                                             HIGIENE Y SALUD

                            F.Relloso - Camino de Santiago. Via de la Plata. (Diario)

 

  Durante el Camino, debemos cuidar nuestro aseo e higiene personal de forma metódica, así como realizar diverses ejercicios físicos y estiramientos musculares para mantener un "tono" adecuado, que nos permita conseguir el objetivo disfrutando.

  Todos los días, al finalizar la etapa, procederemos al aseo e higiene personal completo, incluira el cambio total a ropa limpia.

  Esto nos obliga a realizar la colada diaria y a poner a secar la ropa, salve emergencias, muy mal tiempo ó Ilegar muy tarde al fin de etapa.

 

  Después de la ducha y aseo procederemos al cuidado de nuestras piernas y pies. Con alcohol de romero o un relajante muscular, nos masajearemos los pies, piernas y muslos, siempre en sentido ascendente, hacia el corazón y realizaremos unos estiramientos de los músculos de las piernas, durante unos minutos,

siempre sin dolor, hay que tenerlo muy en cuenta.

  También podemos aprovechar en la ducha, con el jabón, para masajearnos las piernas, metiendo los dedos con fuerza y siempre de abajo arriba hacia el corazón.

  Posteriormente si tenemos tiempo, y si no, después de comer, es bueno que nos tumbemos en la Iitera, boca arriba y con los pies Iigeramente altos; podemos ponerlos sobre la manta enrollada, o meter ésta bajo el colchón.

  Los ejercicios de estiramientos, es conveniente hacerlos también durante la etapa, aprovechando las pequeñas paradas cada 1 ó 2 horas, en la que nos descargamos la mochila.

  La ropa la colgaremos en zonas al efecto, si las hay, si no, nos las arreglaremos con la cuerda y pinzas que lIevamos en la mochila. Si no se nos ha secado, a la mañana siguiente, valiéndonos de los imperdibles, la colgaremos en la mochila.

 

  En los pies podemos tener ampollas y/o rozaduras. En primer lugar, indicar que a la mínima molestia en los pies, debemos dejar de andar y revisar esa "piedrecilla", ese pliegue en los calcetines, recalentón, etc.

 

  Hacemos un descanso, nos quitamos las botas y los calcetines, analizamos el problema cuando es incipiente, y lo tratamos, refrescamos los pies en el río o al aire, nos damos alcohol de romero, ponemos un apósito, revisamos calcetines y botas, etc. Si no es nada, lo hemos solucionado con el descanso.

 

  Si es una ampolla, en el mercado hay muchos productos, yo particularmente uso el método tradicional, desinfectar la aguja al fuego y el hilo con "betadine", atravesar la ampolla, dejando hilo sobrante por ambos lados, quitar el Iíquido a la ampolla con suave presión, dar "betadine" y dejar al aire.

  Esta cura se suele hacer al final de la etapa, después de la ducha. AI día siguiente, es conveniente quitar el hilo de la ampolla, ya seca, y dar betadine, antes de comenzar a andar.

 

  Si lo que tenemos es una rozadura, se debe desinfectar, dar betadine y dejar secar al aire; para andar colocar un aposíto adhesivo y transpirable.

 

  Todos los días, vigilar, limpiar y dar betadine, después de la ducha a ampollas y rozaduras, hasta eliminar el problema.

  Otra alternativa para ampollas y zonas muy sensibles, ademas de lo indicado anteriormente, cuando se producen en la planta de los pies, es colocar una base de esponja o de "spontex" con un agujero que libra la zona dañada, así ésta no apoya y nos alivia.

 

  Antes de iniciar y al final de la jornada, también es conveniente realizar una tabla de gimnasia básica, en la que movamos todo el cuerpo, brazos, cuello, espalda, piernas, cintura, etc.

 

  En cuanto a la alimentación, debemos procurar que sea sana, variada, ordenada y equilibrada.

  La comida importante del día, debemos hacerla al final de la etapa.

  Es bueno tomar caldos o sopas para hidratarnos, y el agua tomarla de fuentes potables, con garantía, o Iienar la cantimplora en establecimientos o con agua mineral embotellada.

  Es conveniente tomar dulces, frutos secos y frutas frescas durante la marcha, y MUCHA AGUA, hay que beber sin tener sed.

  La comida del día, al final de la jornada, la haremos variada y en función del lugar, alternando carne, pescado, huevos, pasta, sopas, ensaladas y fruta natural.

  Con el café con leche procuraremos tomar un poco más azúcar de lo normal.

                                        ------------------------------------------------------------------

    

  retour à Q.Pratique route

  home

                                                                       10/04/2015

delhommeb at wanadoo.fr