Material detallado (Todos los caminos)

 

                                          ELECCION DEL MATERIAL (Todos los caminos)

  http://todosloscaminosdesantiago.com/material.php

  

  Las botas.

 

  En un viaje a pie, éste es el elemento más importante. Las más adecuadas son las denominadas botas de trekking: ligeras, que nos protejan en mayor medida el tobillo (caña alta) contra torceduras, que nos proporcionen cierta resistencia al agua (gore-tex) y transpirables.  

 

  De todas formas, hay peregrinos que prefieren andar con botas cortas o incluso con unas simples zapatillas deportivas. Soy de la opinión compartida por mucha gente de que hay que llevar el calzado que mejor le vaya a cada uno, aunque en este último caso, la lluvia, el barro y los fuertes desniveles pueden que nos pongan en apuros durante el Camino.

 

  No es extraño tampoco encontrarse a gente realizando el Camino con sandalias o chanclas. Sigo pensando que no es el calzado más aconsejado, si bien es recomendando llevarlas como alternativa y para estar más comodo en los albergues.

 

  Está claro, eso sí, que nunca las debemos estrenar el mismo día en que empezamos el Camino. Debemos haberlas estado usando al menos 2 meses antes de emprender el Camino, y haber hecho unos cuantos kms con ellas para comprobar que no molestan en ningún lugar del pie.

 

  Deben permitir a los pies quedar un poco flojos ya que después de caminar mucho, éstos se hinchan bastante. Deben de ser ligeras, y no molestar al caminar, deben de sentirse como un guante el pie.

 

  La mochila.

 

  No deber ser ni muy pequeña ni demasiado grande, debe tener entre 45 y 55 litros de capacidad. Una mochila pequeña nos obligará a tener que dejar fuera algunas cosas que más adelante nos pueden hacer falta, a la par que nos obligará a tener que colgar muchas cosas fuera. Si llevamos una mochila grande tenemos que evitar llenarla de "por si a casos" y de cosas innecesarias que se pueden adquirir por el Camino si en algún momento nos hacen falta.  

 

  Debe ser anatómica, cómoda y de altura regulable para adaptarla mejor a la espalda. Es importante que tenga almohadillas en las correas y a la espalda; así como cinturón ajustable a la cintura y a la altura del pecho, para evitar que se nos mueva tanto en subidas como bajadas.

 

  También es importante que lleve incorporada un protector, para cubrir la mochila y que no se nos moje cuando nos llueva. Si la mochila no lleva este "chubasquero", siempre podremos hacer uso de bolsas de basura para salvaguardarla de la lluvía.

 

  Algo interesante es que conste de bolsillos laterales que permitan introducir la cantimplora así como de algún bolso independiente central. Hay que estar acostumbrado a caminar con la mochila con peso antes de empezar el camino. Los objetos más pesados deben siempre estar en la parte principal de la mochila y colocados en el fondo en la parte más cercana a la espalda baja. El peso debe de distribuirse para que no se tuerza más de un lado, y todo debe acomodarse para poder sacar lo necesario rápidamente sin tener que vaciar el resto.

 

  El saco de dormir.

 

  El saco de dormir debe de ser de material adecuado a la temporada, plumón en invierno y materiales más frescos en verano. Si se va a dormir en albergues, no es necesario un saco de alta montaña. Lo más importante del saco de dormir es que sea lo más pequeño posible, y que pese menos de un kilo.

 

  Son mejores los de cierre lateral en todo el costado, pues es más cómodo para entrar en él y salir. Conviene llevar algo que sirva de almohada, o una funda de almohada para meter ahí ropa, y que eso nos sirva de almohada. Hay que tener en cuenta que si somos frioleros, en algunos albergues, no hay sábanas y sólo algunos ofrecen mantas.

 

  El bordón.

 

  Es, junto con la vieira, el elemento simbólico más significativo de la peregrinación.  Además, es muy útil tanto para acompañar el paso como para tener un punto más de apoyo. Nos evitará de resbalar, nos servirá de punto de apoyo al subir y al bajar las empienadas cuestas, sin olvidarnos de que nos ayudará a descargar de peso a las piernas. En ocasiones tambien hará de muleta cuando tengamos alguna torcedura y nos servirá para ahuyentar a perros en el Camino.

 

  Por el tipo de camino que encontraremos, el más adecuado es el tradicional bastón de madera con punta de metal, respecto al más moderno bastón de montaña de tipo telescópico. El bordón deberá ser de madera y deberá tener como minimo 1.30 metros. Si llevamos palos de montaña, lo mejor será contar con 2 palos.

 

  La ropa.

 

  La ropa debe ser poca y ligera. Según la temporada convendrá estar preparado con guantes, un gorro para el frío, y un cuello de material polar. Nunca deberá de faltar un gorro para protegerte del sol, pues tienes riesgo de insolación, tanto en invierno como en verano.

 

  En verano es suficiente con dos o tres camisetas de algodón, tres pares de calcetines y mudas de ropa interior.

 

  En invierno es necesario llevar ropa de abrigo, una chaqueta polar, y un chubasquero, a la par que un jersey. No nos podemos olvidar de un par de guantes.

 

  Dos mudas para andar y otra para después de la ducha es suficiente. En épocas de calor, las camisetas térmicas de verano son mejor que las clásicas camisetas de algodón, pues son muy ligeras, transpirables y no retienen la humedad.

 

  Camisas, blusas, camisetas o polos también los puestos y uno de reserva, o para dormir. No más porque todo pesa, y se va sumando.

 

  Es mejor, lavar en los albergues que echarse a cuestas el armario. Hay que llevar jabón para lavar la ropa.

 

  La ropa interior debe de ser tipo deportiva, para evitar rozaduras en la entrepierna, y el sostén también tipo deportivo. De estos 3 de cada.

 

  Los pantalones. Los pantalones conviene que sean de los que tienen cremallera en la pierna para retirar la parte de abajo en caso de calor, deben de ser de material ligero y que seque rápido. Conviene que tengan bolsillos laterales. Es bueno llevar unos de reserva, o unos pantalones cortos, para cuando este esté lavandose tener algo que ponernos.

 

  Los calcetines deben de ser especiales para trecking, de máxima comodidad y que sequen rápido. En verano no necesitan ser de material que caliente mucho. Es importante que no queden grandes al pie y que al ponerlos no se dejen arrugas al calcetín, pues harán daño al frotar el pie con la bota. Serán necesarios 3 pares, de trecking, y un par de algodón para la noche para usar con las sandalias de descanso.

 

  Para la lluvia: La mayoría de los peregrinos llevan una capa impermeable (poncho) que también cubre la mochila, pero resulta incómodo si sopla el viento, además de que es más fácil que se nos rompa. Una buena alternativa es llevar un chabasquero y unos pantalones impermeables, y un protector impermeable para la mochila. (si la mochila no contase con su propio impermeable siempre podríamos recurrir a la bolsas de basura). Incluso es una buena idea llevar un pequeño y ligero paraguas.

 

  Para el sol. Es imprescindible llevar un sombrero o una gorra con visera y crema de protección solar si no queremos sufrir una insolación o quemarnos.

 

  Para el frío y el viento. Además de la ropa adecuada, no debemos olvidar llevar alguna prenda para proteger la cabeza. Según la época del año, también llevaremos bufanda o braga y guantes.

 

  Para la ducha. Chancletas, una pequeña toalla y los productos higiénicos necesarios.

 

  Otro calzado. Es recomendable un calzado cómodo para descansar y pasear, una vez finalizada la etapa.

 

  El botiquín.

 

Debemos tener presente que en los albergues suele haber un botiquín a disposición de los peregrinos y, que además, encontraremos muchas farmacias a lo largo del Camino. Por lo tanto, será suficiente con llevar: aspirinas, agujas hipodérmicas, desinfectante, tijeras, gasas, pinzas y esparadrapo (de tela y ancho).

 

  Documentación.

 

  Es importantisimo llevar siempre con nosotros la Credencial del peregrino; sin ella no podremos dormir en los albergues. Nada más llegar a un albergue, será lo que primero deberemos preparar para entregar al hospitalero.

  Nunca se sabe lo que nos va a pasar en el Camino, por lo que no nos deberiamos olvidar de llevarnos el DNI, la tarjeta médica correspondiente, algo de dinero suelto y la tarjeta de crédito. Por último no está de más llevar una libreta de notas y un bolígrafo así como un libro del Camino con las rutas a seguir.

 

  Material adicional.  

 

  En los albergues es interesante contar con una pequeña linterna para la cabeza que nos permita movernos en la oscuridad, con el fin de contar con las 2 manos para preparar nuestra mochila sin molestar al resto de peregrinos.

 

  El móvil durante el Camino es prescindible, pero si se viaja solo será un importante elemento de seguridad. Nos puede servir como despertador. En la mayoría de los albergues podremos cargarlos.

 

 Una esterilla, o aislante de caucho, nos será útil si alguna vez debemos dormir en el suelo, para descansar o echarnos una siesta en el campo. Depende de la época del año es problable que en los albergues nos quedemos sin camas y por tanto tengamos que dormir en un polideportivo o hacer noche a la intemperie.

 

  Podemos añadir el siguiente material: Una funda de cojín por cuestiones higiénicas, jabón de lagarto para lavar la ropa, pinzas para tenderla e imperdibles para colgarla de la mochila si al día siguiente todavía no está seca. También una cantimplora, clineex, papel higiénico, tapones para los oídos.

    

     retour à Q.Pratique depart

                                                                       18/05/2011

delhommeb at wanadoo.fr