Camino de Santiago con un perro (Viajeros)

 

                                                   Camino de Santiago con Perro

                                     Diarios de Viajes de España - Daniorte  - LosViajeros

 

  http://www.losviajeros.com/Blogs.php?b=8114 20/05/2013  

 

  Preparación del perro

 

  Buscando por internet había encontrado bastantes relatos de gente que ha hecho el camino con perro pero ninguno con perro pequeño. Mi perra, como habéis visto en el video, es una perra casera, muy poco de campo pero con una ganas locas por seguirme a donde sea. Le dije a mi madre de hacer el camino junto con ella y allá que nos fuimos.

 

  Antes de nada, un mes antes consulté al veterinario y ella me recomendó que me llevara un botiquín básico que consiste en:

 

  Trasportín de emergencia: La ventaja de ser un perro pequeño es que existen trasportines plegables que los puedes guardar en la mochila y en caso de que el animal se lesione durante el camino o no pueda andar, en vez de llevarlo en brazos llevarlo a la espalda.

 

  Gracias a dios no nos hizo falta aunque le dimos uso sobretodo para una vez llegado al destino meterla dentro para movernos por el pueblo y para que descansara cuando nosotros hacíamos algún descanso largo.

 

- Pepcid: Por si algo le sienta mal al estomago

- Pro - Enteric: Por si se pone con diarrea y vómitos+

- Dacortin: Por si algo le da alergia

- Ado Cuatro: Endurecedor de almohadillas.

 

  El Ado Cuatro es lo único que utilizamos. Se lo empecé a poner en las patas 10 días antes de empezar el camino y mientras entrenaba a la perra. Es un aceite tipo barniz que se le aplica con un pincel. Yo se lo ponía antes de salir a andar mientras la entrenaba una semana antes del camino y la dejaba bocarriba 5 minutos para que se secara un poco. Durante el camino se lo ponía antes de dormir.

 

  Entrenamiento:

 

  El entrenamiento básicamente consistió en salir a andar 8 días antes entre 10 y 14 kilómetros al día. La verdad es que es un poco pesado pero francamente es muy útil por el tema de agujetas y por endurecer las almohadillas al animal, así como acostumbrarlo a pegarse caminatas.

 

  Comida:

 

  Nosotros llevamos pienso pero prácticamente ni lo probó, intentábamos darle jamón york y lo que nos sobraba de la comida en pequeñas cantidades y repartidos durante el día. Lo más importante era la hidratación.

 

  Llevábamos un bebedero plegable de viaje y mucha agua, cada cierto tiempo le ofrecíamos a la perra y si pegaba mucho el sol la mojábamos aunque no le gustara.

 

  Alojamiento:

 

  El tema del alojamiento es muy complicado pero como he dicho antes la página caminodesantiagoconperro. com facilito mucho la búsqueda.

 

  Teníamos claro que queríamos alojamientos que nos permitiera dormir con la perra dentro de la habitación. No nos valía garajes secos, ni cuadras, ni en la calle.

 

  En un principio quisimos hacer el camino desde Villafranca, allí encontramos un albergue “Albergue la piedra” que permitían perros. El albergue está genial, bonito, incrustado en la montaña, muy limpio y con buen ambiente. Lo lleva una pareja que tiene un perro, Conan, que se nota sobre todo que disfrutan de lo que hacen, así da gusto. Si vais allí no os perdáis el ver a Conan bañándose en el rio es la felicidad absoluta.

 

El problema lo encontramos en el alojamiento en “O Cebreiro” ya que solo nos permitían dejar al animal en un recinto a parte. Solución: Fuimos a Villafranca, la visitamos y dormimos allí y al día siguiente cogimos un taxi para empezar el camino en “Las herrerías” que es el pueblo que hayantes de la subida a O Cebreiro. Así evitábamos dormir en O Cebreiro y no nos perdíamos la subida a o Cebreiro que estando frescos era pecado no hacerla.

 

  En el resto de etapas no tuvimos ningún problema con el alojamiento.

 

  Precauciones en el camino:

 

  El camino muchas veces cruza carreteras nacionales, es importante ir atento para atar al perro cuando crucemos una o cuando andemos por el andén. Los coches van como locos.

 

  Otro problema son los que hacen el camino en bici. Seguramente muchos de ellos son bellísimas personas pero otros muchas se creen que por ir en bici y tocar el timbre todos los peregrinos que vamos andando nos tenemos que tirar al suelo, cual soldado ante un mortero extraviado, para que pasen ellos. Esto es un problema ya que si no estas atento se llevan a la perra por delante sin ningún miramiento. Nosotros lo que lamentablemente teníamos que hacer, ante el paso de ciertos ciclistas, era coger a la perra o mandarle apartarse del camino por precaución.

 

  Las aldeas por las que transita el camino están llenas de perros sueltos, sobre todos pastores alemanes que son bastante guardianes. Nosotros la primera etapa nos llevamos el primer susto con un perro pastor que le pego una revolcón a la perra, pero algo se aprende. Al pasar por aldeas coger al perro con la correa, los perros se le acercaran pero solo con levantar la mano y pegarles un grito se irán.

 

  Vigilar en cada descanso las almohadillas del perro. Nuestra perra tras la semana de entrenamiento y después de la segunda etapa vimos como comenzaba a degastar las almohadillas en determinadas zonas. Vigilar si salen heridas. En las patas de atrás le pusimos unas vendas a modo preventivo que le fueron muy bien. No tuvo tanto problema con las de adelante. En caso de que salgan heridas tampoco hay que alarmarse, llevar agua con betadine y cada 2 horas le mojáis la pata con ella. Al terminar la etapa le laváis la pata con agua con sal y desinfectáis. En el caso de que el perro cojee pues ya hay que plantearse hacer un día de descanso o llevarlo en trasportín. Nosotros tuvimos buena suerte en ese aspecto.

                          ------------------------------------------------------------------------------------------------

    

  retour à Q.Pratique Avant le départ

  home

                                                                       00/00/2013

delhommeb at wanadoo.fr