Consejos (Jaen)

 

                                                                 Consejos (Jaen)

                           http://www.peregrinosencamino.com/consejossantiago.htm  

 

Consejos para hacer el camino

- Ambiéntate leyendo algo sobre la historia del Camino y la peregrinación: te ayudará a sentirte un eslabón más de la gran cadena de peregrinos que te ha precedido, conseguirás sublimar el esfuerzo físico y psicológico a realizar (las comodidades en el viaje son pocas y el cansancio puede ser importante) y te preparás mentalmente para disfrutar mejor de la gran experiencia cultural en que se convierte el recorrido.

- Procura hacer un plan de etapas previo, pensando que lo normal es recorrer 25 ó 30 kilómetros cada día. Conviene programar al principio etapas cortas, hasta que el cuerpo se vaya haciendo a la idea de nuestro propósito. Al cabo de una semana, ya estarás entrenado y podrás afrontar etapas más largas. Puedes programar algún día de descanso, pero lo mejor es realizar algunas etapas cortas, casi paseos (de unos 10 km.), coincidiendo con el paso por los lugares que quieras visitar detenidamente; así podrás descansar sin perder el ritmo y sin dejar de avanzar.

- La peregrinación andando está al alcance de cualquier persona, aunque no sea un atleta, siempre que se sepa dosificar el esfuerzo en función de las posibilidades físicas de cada uno.

- Es recomendable realizar una preparación física previa, tanto para el peregrino de a pie como para el que va en bici o a caballo. Un entrenamiento en recorridos cortos y zonas montañosas es muy aconsejable. Entrénate con caminatas cada vez más largas y, a ser posible, con la mochila cargada y las botas que vayas a llevar al viaje.

 

Los pies

- Es importante que entrenes antes de empezar el Camino. Al menos tres semanas antes. Comienza a razón de 5 kilómetros día y finaliza el periodo de entrenamiento con 15 ó 20 kilómetros diarios. Evitarás las temidas tendinitis y sobrecargas musculares.

- Revisa bien tus pies antes de la salida, especialmente las uñas. Si lo consideras oportuno visita a tu podólogo.

- Si al finalizar la etapa tienes los pies hinchados, báñalos en agua templada con sal gorda y vinagre durante 15 ó 20 minutos, a continuación los secas y les das un masaje con alcohol de romero. Quedarás como nuevo.

- Iniciar el Camino con calzado nuevo, es un error que se suele pagar caro. Las botas tienen que estar rodadas por tus propios pies. El mismo principio, aunque no es tan importante aplícalo a la ropa interior.

- El pie debe ir bien lubricado, llevarlo seco es un error. Utiliza vaselina o productos, muy buenos, que hay en el mercado como el "ungüento del peregrino", dándote una buena capa antes de iniciar la etapa, sobre todo entre los dedos

- Cambia de calcetines con frecuencia y lava los pies siempre que puedas, refrescarlos en los riachuelos o en las fuentes, en el buen tiempo, es un placer indescriptible.

-  Cuida que los calcetines no hagan arrugas dentro de las botas y ponlos al revés, para que las costuras e irregularidades queden hacia fuera.

- El "ungüento del peregrino" (producto natural), que antes hemos señalado, contiene, en su composición, componentes anti-inflamatorios y cicatrizantes (Aloe Vera, entre otros). -Una fina capa después de las caminatas, especialmente en las rozaduras es muy aconsejable.

- Hay quien usa, como medida preventiva, dos pares de calcetines, unos finos y sobre estos unos gordos, pero no todo el mundo está de acuerdo con esta técnica. Puedes probarlo y si te va bien, estupendo.

- Los masajes en los pies, son muy buenos activan la circulación de la sangre, siempre hay un compañero dispuesto a hacerse este favor recíproco. Si al tiempo aplicamos alcohol de romero o incluso aceite de oliva normal, todavía mejor.

 

¿Que llevar?

- Mucho ánimo, pero poco peso. No carguemos la mochila (no más de 10 kilos) con objetos innecesarios o que se puedan adquirir en el Camino; evitaremos las rozaduras de las correas. Ha de ser cómoda y ligera. Procúrate una de tipo anatómico, con correas en la cintura y el pecho, y con bolsillos laterales y superiores. Hay que meter las cosas en la mochila de forma ordenada y en bolsas de plástico de diversos colores para facilitar su uso y prevenir que se puedan mojar.

- Lleva un calzado adecuado, es la parte fundamental del equipaje, y nunca estrenes las botas en el Camino. Indispensables unas botas bien adaptadas al pie, cómodas, que sujeten el tobillo y con una suela que no resbale. Lleva calcetines de algodón, siempre limpios, secos y bien colocados, para evitar rozaduras. No olvides unas chanclas para usar en la ducha y para descansar en los finales de etapa.

- Es preferible realizar el Camino en primavera o a principios de otoño. Este verano será difícil conseguir dormir en los albergues, previsiblemente llenos hasta la bandera. Y hay tramos en los que el calor será asfixiante. En invierno, algunos tramos de montaña resultan gélidos.

- La indumentaria debe ser adecuada al tiempo. En verano, ropa ligera de algodón, y en invierno, anorak de montaña, guantes y ropa de lana. Un gorro para el frío, en invierno; y para el sol, en verano. No olvidemos las gafas de sol ni el bañador. Una bolsita con detergente facilitará la limpieza y que al final de la jornada uno se pueda poner ropa limpia.

- El saco de dormir resulta muy útil, ya que los albergues ofrecen muchas plazas en el suelo. Si no se lleva saco, conviene incluir en la mochila una funda de almohada, dado que la higiene en algunos albergues es muy primitiva. Viene bien llevar una esterilla, para cuando no hay otra opción que dormir en el suelo (ocurre a menudo).

- Cargar con cazuelas y sartenes es un error. Hay albergues que sirven comidas, y el Camino está sembrado de restaurantes con menús a precio módico. Los albergues en los que se permite cocinar cuentan con los utensilios necesarios. Lo mejor es llevar sólo cubiertos y una navaja.

- No olvidemos la cantimplora con agua, ni el bastón o bordón para acompañar el paso en caminos resbaladizos o abruptos.

- Papel higiénico, toalla y cortauñas no deben faltar en la mochila. Los imperdibles sirven para colgar la ropa húmeda de la mochila mientras andamos.

- Botiquín: aguja e hilo para pinchar las ampollas, desinfectante, tijeras, esparadrapo, vendas de algodón, alcohol, un laxante y un antidiarreico, crema antinflamatoria y aspirinas o paracetamol. Y crema de protección para evitar quemaduras solares.

- Documentación (tarjeta de la Seguridad Social y DNI), imprescindible. Una guía escrita del Camino ayuda mucho al peregrino, al igual que una libreta para tomar notas. Si queremos la Compostela, hagámonos con el libro de sellos o credencial del peregrino en nuestro punto de inicio del Camino.

 

Durante el camino…

- Al caminar, ten en cuenta que todo el Camino está marcado con flechas amarillas y mojones de piedra. Sigue la flecha.

- En verano evita las horas de más calor, sal lo más temprano posible. Ponte crema protectora para el sol y no uses durante muchas horas, los primeros días, camisetas y pantalones cortos.

- Procura no caminar muy rápido los primeros días hasta que conozcas tu ritmo más adecuado. Si peregrinas en grupo procura adaptarte al ritmo del más lento, en el Camino no hay que llegar el primero, sino alcanzar la meta. No hay competición alguna.

- En los tramos de carretera, siempre ve por el arcén izquierdo, no olvides que eres la parte más débil y que los automóviles no se fijan mucho en un "simple peatón". Si se hace el Camino en grupo, no se deben crear apelotonamientos en la calzada.

- No es conveniente caminar por la noche, pero si se hace, se deben usar reflectantes que avisen de nuestra posición a los vehículos.

- En caso de agotamiento por calor, busquemos un lugar fresco para descansar, beber líquido e intentar recuperar los minerales perdidos (un litro de agua con una cucharadita de sal y media de bicarbonato). Si los calambres son fuertes, aumentaremos la cantidad de sal.

- Lleva siempre a mano algo dulce y frutos secos para reponer energías en un momento de desfallecimiento.

- Hacer la peregrinación a Santiago implica una cierta sobriedad en los gastos, no es de recibo pedir refugio gratuito y gastar el dinero sin control en cosas prescindibles. Ser auténticos peregrinos nos obliga a ser honrados y austeros.

- Trata con amabilidad a la gente que encuentres al borde del Camino. No son ingenuos a tu servicio, sino personas normales que tratan bien a los peregrinos.

- No te desanimes ante los problemas. Esto no es un viaje turístico "todo controlado"; los problemas surgirán, pero forman parte de "tu Camino" y muchos peregrinos antes que tú los han sufrido y superado.

 

Para no perderse en el camino

- Sigue siempre las flechas amarillas. No hace falta que adquieras ningún libro de mapas del Camino (hay bastantes), sólo basta con que te fijes en las flechas amarillas que están marcadas a lo largo del recorrido. Aunque cruce todo tipo de suelos o se complique su trazado, las encontrarás en los lugares mas insólitos: árboles, pequeñas piedras en el suelo, muros, porteras, etc.

- Además, en algunos albergues del camino, recibirás unas cintas plásticas amarillas para que, en ciertos puntos del recorrido, cuya indicación de las flechas amarillas están deficientes, ates estas cintas a los árboles, arbustos, donde sea, para que sirva de señalización para los próximos peregrinos al pasar.

 

La mejor época para hacer el camino

- Las mejores épocas para ir al Camino son primavera y otoño.

- En verano, sobre todo en julio y agosto, hay muchísima gente en el Camino y además son los meses en los que el calor es más duro.

- En invierno sucede todo lo contrario, es decir, no hay casi nadie, está demasiado solitario, y por supuesto está el problema del frío.

- En primavera y en otoño es una época intermedia: no hay ni demasiado calor ni demasiado frío y además hay gente pero no demasiada.

 

Los albergues

- Consulta la lista de albergues de peregrinos actualizada si deseas usarlos. Estos refugios son exclusivamente para quienes peregrinan a pie o en bicicleta sin hacer tramos en vehículo. No se puede hacer reservas. Para los grupos grandes de peregrinos conviene buscar alojamientos distintos a los albergues. No es lógico que llenen los albergues y dejen a otros peregrinos en la calle.

- En ocasiones dormir en los albergues, especialmente para aquellas personas que les cuesta conciliar el sueño, la sinfonía de ronquidos puede resultar espantosa y estresante, unos buenos tapones de oídos aliviarán la serenata.

- Salvo excepciones, las almohadas de los refugios no suelen estar muy limpias, una pequeña funda de almohada no pesa mucho y evita el contacto.

- Hay que tomar alguna precaución con el fin de evitar al “pícaro” que aprovechando el reparador sueño del peregrino, hace de las suyas durante la noche.Vigila siempre tu mochila. El peregrino no está excluido de robos.

- Hay que llevar siempre un rollo de papel higiénico en la mochila, ocasionalmente, en los refugios, se acaba.

- Si se va con coche de apoyo, no se puede pernoctar en la mayoría de los albergues. Busque lugares alternativos para el descanso o utilice tiendas de campaña. Los peregrinos que van a pie tienen preferencia sobre los ciclistas o los que van a caballo

- Es imprescindible la Credencial de Peregrino para poder pernoctar en los albergues.

- Si usas los albergues de peregrinos comprobarás que no todos reúnen buenas condiciones, acepta lo que te ofrezcan y agradece el esfuerzo de muchas personas que trabajan desinteresadamente para ayudarte.

- Ten en cuenta que, normalmente, los albergues, no abren hasta mediodía.

- Procura colaborar para dejar los refugios limpios y estírate con un donativo para contribuir a los gastos de mantenimiento

- Por la noche, respeta el descanso de los demás. En los refugios se exige silencio a partir de las 21:00 o las 23:00 horas.

- Los albergues están concebidos para pasar una sola noche (en caso de enfermedad, consulta con los responsables del refugio)

- En los albergues y en todo el Camino en general, procura seguir las máximas "Peregrino, deja lo que puedas; toma lo que necesites" y "El turista exige, el peregrino agradece".

 

¿Qué comer durante el camino?

- Si se comienza a caminar por la mañana, es fundamental dedicar tiempo suficiente, al menos 20 minutos, a disfrutar de un desayuno completo que incluya lácteos, cereales (cereales en copos, pan, tostadas, pan de molde…), fruta o zumo y complementos (mantequilla o margarina, queso, fiambres, mermelada, miel, azúcar...).

- Si la marcha se va a realizar por la tarde, conviene tomar una comida sencilla y sin demasiadas grasas dos horas antes de comenzar. Por ejemplo: un plato de pasta, arroz o verdura con patata, carne o pescado (cocinados de manera sencilla, sin mucha grasa) con guarnición de verdura o ensalada. La comida debe ir acompañada de pan y una fruta o algún lácteo suave de postre. En caso de optar por comer un bocadillo, es preferible que sea de tortilla de patata, acompañado de fruta y/o zumo y batido o infusión azucarada, ya que de este modo aseguramos un buen aporte de hidratos de carbono, el mejor antídoto contra la pájara.

- Puesto que el desarrollo de cada etapa dura varias horas, conviene que cada 60 ó 90 minutos nos tomemos un breve descanso para beber e ingerir algo sólido que contenga hidratos de carbono, lo que nos permitirá mantener mejor el ritmo de ejercicio, y sobre todo por dos razones fundamentales: evitar la pájara y la deshidratación.

 

El uso del agua

- Durante el ejercicio continuado, el agua es tan importante como los hidratos de carbono, sobre todo en días de mucho calor y humedad. Es un error relativamente generalizado no beber agua ni antes ni durante la caminata, así como esperar a tener sed o hambre para comenzar a beber agua y tomar alimentos.

- La sed aparece después de que el cuerpo ha comenzado a deshidratarse. Por tanto, se deberá beber agua regularmente, dependiendo del calor y de la humedad, antes de que comience la sensación de sed. Para saber si se están tomando líquidos suficientes, basta con observar el aspecto de la orina. Un color amarillo pálido indica hidratación adecuada, mientras que, micciones frecuentes, en pequeña cantidad y de un color amarillo dorado o intenso y olor fuerte es indicativo de que no se cubren los requerimientos de líquidos. La deshidratación puede llegar a provocar una sensación de mareo, náuseas, e incluso, vómitos y diarreas.

- Si el ejercicio se prolonga durante horas, se aconseja tomar tres vasos de agua 1 ó 2 horas antes de iniciar la actividad, dos vasos 15 minutos antes y beber la cantidad de líquido equivalente a un vaso, cada 40 minutos aproximadamente, durante el desarrollo de la etapa. Es recomendable que la bebida se mantenga fresca, para lo cual al peregrino no le ha de faltar una cantimplora adecuada.

- Asimismo resulta fundamental la rehidratación una vez concluido el esfuerzo físico del día, incluyendo agua e hidratos de carbono; y si la transpiración (sudor) ha sido importante será preciso, además de hidratar, reponer los electrolitos perdidos.

 

Las ampollas

- El simple roce del calzado, unos calcetines con pliegues o la sudoración de los pies puede provocar la aparición de las ampollas, una de las dolencias más extendidas entre los peregrinos. Y de las más molestas ya que, si no se procede con premura, pueden llegar a ponerse en carne viva e impedir seguir en ruta.

- En la farmacia resulta sencillo encontrar pequeños remedios para esta dolencia, desde parches que se colocan en la zona afectada hasta pequeñas esponjas de forma circular que se pegan con un esparadrapo a las ampollas. También se puede utilizar una aguja hipodérmica y una jeringuilla con la que inyectar yodo en el interior de la herida.

- El remedio tradicional, no obstante, puede resultar el más eficaz, sobre todo cuando se habla de vejigas de grandes dimensiones y que forman bolsas con líquidas. Basta con atravesarlas con una aguja y un hilo empapado en «Betadine» para crear una especie de drenaje, perfecto para que las ampollas supuren durante la noche.

- Los especialistas recomiendan mantener sobre la herida la piel muerta de la vejiga, una vez que se ha abierto. Protegerá la zona afectada de posibles infecciones.

 

¿Como ganar el jubileo?

- No tiene nada que ver con la Compostela por haber realizado el Camino. Cualquier peregrino o visitante puede ganar el jubileo. Puede conseguirse para uno mismo o para un familiar ya fallecido.La Bula Regis del Papa Alejandro III en el Siglo XII aprueba la absolución de todos los pecados, por graves que sean, a través de la Gracia del Jubileo.

- Es obligatorio

1. Visitar la Catedral de Santiago cualquier Año Santo (aquellos en los que el 25 de Julio cae en Domingo)

2. Confesarse y comulgar, pero no tiene por qué hacerse en la catedral, y puede realizarse hasta quince días antes o después de visitar el templo santiagués.

3. Rezar alguna oración (Padrenuestro, Credo, Avemaría...)

- Es recomendable, pero no necesario

1. Participar en la misa del peregrino.

2. Entrar por la Puerta Santa, la del perdón.

3. Visitar la tumba del Apóstol

 

Documentación

- No por ser peregrino hace falta portar más documentación de la habitual. Bastará, en este sentido, con incluir entre el equipaje los identificadores habituales empleados para viajar, tales como el D.N.I. o el pasaporte en regla, así como la tarjeta de la Seguridad Social por si fuere necesario solicitar atenciones sanitarias durante la ruta.

- Con carácter voluntario, se podrá incluir la credencial de peregrino, una especie de carnet que se sella en diferentes puntos de la ruta y permitirá llevarse a casa la acreditación de haber cubierto la distancia prevista y obtener la ansiada «Compostela».

 

Los albergues

- La única norma que impera en los albergues es la del respeto al prójimo. Que sean gratuitos no quiere decir que no haya que cuidar estas instalaciones ni colaborar en su conservación.

- La utilización de estos centros de alojamiento está regulada. Así, los peregrinos con problemas de movilidad y los que cubren la ruta a pie tienen prioridad a la hora de conseguir una cama. Les siguen los romeros que realizan el Camino a caballo, en bicicleta y, por último, los que realizan el recorrido con coche de apoyo.

- No se admiten reservas así que, para conseguir una plaza en los meses de mayor afluencia, será necesario madrugar para llegar a tiempo. Las camas se ocupan por orden de llegada.

- La estancia no se puede prolongar más de una noche, salvo en caso de enfermedad. Los alojados deberán dejar las instalaciones a las diez de la mañana, mientras que la puerta de estos establecimientos se cierra cada día a las once de la noche. Media hora más tarde se apagan las luces, salvo en las zonas comunes donde permanecerán encendidas para los más noctámbulos.

- Además del alojamiento, en los albergues se pone al servicio del caminante una oficina de información, botiquines de primeros auxilios con carácter gratuito. En algunos casos se incluyen establos para los caballos, aunque el mantenimiento de la montura, así como los servicios de lavandería y el uso de teléfono supondrán un pequeño desembolso.

 

La credencial

- La credencial es un documento que acredita al portador la condición de peregrino. Se puede recibir tras un encuentro personal (nunca por correo) en las asociaciones, cofradías, refugios, arzobispados y otros puntos (como la Universidad de Navarra) en los que ha delegado el Arzobispado de Santiago.Los refugios en los que se consigue la credencial son los de las ciudades más relevantes del Camino, además de Roncesvalles. Cuesta entre 0,2 y 1 €.

- La credencial no genera ningún derecho; Sólo demuestra que el portador es peregrino y puede así acogerse a la hospitalidad de los refugios y de la gente que encuentre en el Camino. Además, es el documento utilizado para conseguir la Compostela. La credencial se debe sellar una o dos veces al día en los lugares por los que pasa (sellos de iglesias, refugios, hoteles, bares....), indicando la fecha, para demostrar que se está efectivamente haciendo la peregrinación. Si, no fuera posible obtenerla, puede utilizarse un diario de ruta para poder colocar los sellos, con sus correspondientes fechas.

 

  retour à Q.Pratique Généralités

  home

                                                                       01/01/2011

delhommeb at wanadoo.fr