Consejos (Infocamino)

 

                                                           Consejos (Infocamino)   

                                                        http://www.infocamino.com/

 

PREPARACIÓN Y ENTRENAMIENTO

 

Preparacion

- Tomada la decisión de realizar la peregrinación a Santiago de Compostela a pie o en bicicleta, debemos hacerlo con la preparación adecuada. Afrontar un reto como el de recorrer 750 km expuesto a los rigores del clima y el camino exige una preparación física y mental para poder disfrutarlo y coronarlo con éxito.

- Una adecuada preparación exige, lógicamente, como primer paso decidir bajo qué modalidad y en qué condiciones se va a realizar el recorrido. Es decir, la preparación no va a ser la misma para recorrer el Camino a pie o en bici, en verano o en invierno, según las etapas tradicionales o alargándolas o acortándolas, de corrido o por tramos, etc.

- Para tomar esta decisión, lógicamente hay que tener en cuenta determinados condicionantes previos como nuestra edad, el tipo de vida que llevamos (más o menos sedentaria, etc), nuestro estado de salud, si se va a realizar en solitario o en compañía, etc. Estas premisas van a definir las condiciones en que vamos a realizar el recorrido (no vamos a realizarlo en primavera o principios de verano si somos alérgicos al polen, o vamos a realizar un entrenamiento previo más o menos largo dependiendo de nuestro estado de forma, definiremos el tiempo y el número de etapas a invertir dependiendo de nuestra edad y capacidad, etc).

 

En general, podemos establecer los siguientes principios generales sobre la más adecuada preparación:

- Adaptar la modalidad elegida para realizarlo a nuestras condiciones, como se ha indicado con anterioridad.

- Asumir el reto realizando una adecuada preparación física previa.

- Consultar, en la medida de lo posible, con un médico o un preparador físico sobre el tiempo y la planificación adecuada para esta preparación.

- Realizar la preparación de forma progresiva, es decir, arrancar con suaves paseos para ir incrementando el ritmo del esfuerzo hasta encontrarnos cómodos recorriendo las distancias que más o menos vamos a cubrir por etapa, empezar el entrenamiento con días sueltos para luego ir enlazando días consecutivos de preparación (realizar entrenamientos de fin de semana en que caminamos viernes, sábado y domingo), etc

- Adaptar progresivamente la preparación a las condiciones que vamos a encontrar en el recorrido, es decir, empezar sin mochila para luego ir cargándola cada vez con más peso hasta que alcancemos el que vamos a cargar en el recorrido, utilizar el mismo calzado o bicicleta que usaremos en la peregrinación, combinar trazados llanos con subidas y bajadas más o menos pronunciadas, hasta que nos encontremos más o menos cómodos en esas condiciones.

- Adoptar una disposición anímica adecuada. Si estamos preparados para disfrutar del Camino y de las oportunidades que ofrece para la diversión y el aprendizaje, igualmente debemos estar mentalmente preparados para superar los problemas y momentos difíciles que también nos depara y para realizar los esfuerzos y sacrificios que exige.

 

Por último, unos consejos prácticos para casos específicos:

- Si no hemos podido realizar una adecuada preparación física, debemos afrontar el esfuerzo de forma paulatina, iniciando el recorrido con etapas cortas para ir incrementando las distancias conforme vayamos mejorando nuestro estado de forma. Nuestro cuerpo será el que indique el grado de progresividad en el esfuerzo.

- Si vamos a realizar el Camino en bicicleta, es muy conveniente por no decir necesario tener unas nociones suficientes para realizar las reparaciones básicas más habituales o previsibles en nuestros vehículos, o bien acompañarnos de alguien que tenga esa capacidad.

- El peso ideal de nuestra mochila debe rondar la décima parte de nuestro peso con un máximo de aproximadamente 9 o 10 kg.

 

EL CAMINO A PIE

El siguiente lo consideramos equipaje ideal para realizar el Camino a pie.

 

Calzado.

- Botas usadas, ya hechas a nuestros pies, con las que nos sintamos cómodos. Preferible si son de treacking. Material gore-tex para meses de invierno.

- Chancletas o sandalias para utilizar al final de la jornada y en la ducha.

 

Mochila.

- Mochila ligera, anatómica y probada con anterioridad, que se adapte a nuestro cuerpo. No es necesaria gran capacidad, el peso ideal a transportar es aproximadamente la décima parte de nuestro cuerpo.

 

Saco de dormir y esterilla.

- Saco ligero. Imprescindible por si no encontramos alojamiento con cama. Recomendamos que sean de plumas o especialmente preparados para climas fríos durante meses de invierno

- Esterilla. Imprescindible si no queremos dormir sobre el suelo.

 

Ropa.

- Calcetines. Cuatro pares de algodón sin costuras. De lana durante meses de invierno 

- Camisetas: 2 de algodón de manga corta.

- Camisa: Una, puede sustituirse por camiseta de manga larga. En invierno dos camisas gruesas, si es posible de franela.

- Pantalones: Dos, uno corto y otro desmontable. Cómodos para caminar. En invierno dos pantalones abrigados y cómodos, los de pana son muy utilizados.

- Jersey: Uno, no demasiado grueso. Puede sustituirse por chaqueta de chándal o sudadera. En invierno un jersey más bien grueso o mejor un forro polar.

- Capa: Una impermeable, que cubra la mochila.

- Chaqueta y pantalón impermeables, especialmente en meses de primavera u otoño.

- Ropa interior: Tres mudas, especialmente cómodas.

- Traje de baño: Uno.

- Gorro y guantes de lana. Sólo para invierno

 

Elementos de aseo.

- Jabón líquido, para cuerpo y cabello tamaño mediano.

- Toalla: Una no demasiado grande.

- Cepillo, pasta e hilo dental.

- Espuma y cuchillas de afeitar (para hombres)

- Esponja.

- Peine o cepillo.

- Desodorante.

- Protector solar.

- Jabón en pastilla para lavar la ropa.

- Paquete de kleenex.

- Dos compresas o tampones (para damas)

- Rollo de papel higiénico.

 

Botiquín básico.

- Aspirinas.

- Gasas y esparadrapo.

- Jeringuilla o aguja e hilo, útiles para pinchar ampollas.

- Tijitas.

- Tijera tamaño pequeño.

- Vaselina o Vikcs Vaporoub, para aplicar en los pies antes de caminar.

- Pastillas de glucosa o bicarbonato, para combatir las agujetas, especialmente recomendadas a quien no ha realizado una preparación suficiente o adecuada.

 

Alimentos y utiles de alimentación.

- Frutos secos, pasas o chocolates, en cantidad reducida para posibles "pájaras" o desfallecimientos.

- Bebida hidratante, para recuperar sales minerales perdidas durante el esfuerzo.

- Botella plástica de agua, que iremos rellenando en las fuentes del camino.

- Juego de cubiertos.

- Taza o vaso de aluminio.

 

Documentación.

- Guía del Camino o listado de albergues.

- Documento Nacional de Identidad o Pasaporte

- Permiso de conducción.

- Cartilla de la Seguridad Social o equivalente de otros servicios de salud.

- Credencial del Peregrino

- Tarjeta de teléfono.

- Tarjeta de crédito.

- Dinero en efectivo, lo suficiente para tres o cuatro días teniendo en cuenta que la media diaria de gasto puede rondar los 25 euros por persona.

- Se recomienda que esta documentación vaya especialmente protegida contra el agua y la llevemos siempre con nosotros en una riñonera.

 

Elementos utiles.

- Un elemento que nos identifique como peregrinos, como concha de vieira o bordón. Recomendamos éste último ya que nos ayuda en el caminar y podemos usarlo para espantar perros.

- Navaja, recomendable multiusos, especialmente con abrelatas y cortauñas.

- Encendedor, recomendable tipo gasolina resistente el viento.

- Linterna, pequeña, verificar pilas en buen estado y llevar un juego de repuesto.

- Pinzas o imperdibles, para colgar la ropa, incluso de nuestra mochila, mientras caminamos y se seca. 

- Sombrero o gorra, preferible de paja y ala ancha.

- Gafas de sol.

- Teléfono móvil.

- Tapones para los oídos (si llevas mal lo de los ronquidos)

- Cámara fotográfica y rollos.

- Cuaderno o libreta y bolígrafo.

- Pequeño receptor de radio.

- Pegatinas reflectantes para colocar en ropa y mochila.

 

EL CAMINO EN BICICLETA

Al equipo indicado para realizar el Camino a pie, recomendamos sumar los siguientes elementos a todos los que hayan decidido realizar el Camino en bicicleta:

 

- Ropa adaptada para el ciclismo (maillots, culottes, calcetines, guantes)

- Calzado adaptado para el ciclismo.

- Casco.

- Gorra.

- Botellín.

- Bomba de aire.

- 2 cámaras.

- 1 cubierta.

- Parches y elementos para usarlos.

- Alforjas laterales.

- Farol para bicis.

- Elementos reflectantes.

- Candado.

- Gafas de sol, especialmente recomendadas.

 

EL CAMINO A CABALLO

Además de lo indicado para el Camino a pie, que perfectamente puede aplicarse al jinete adaptando únicamente sus ropas, el equipo propio para la montura recomendado es el siguiente:

 

- Silla de montar, nunca nueva, ya amoldada al animal.

- Sudadera.

- 2 cinchas.

- Estribos y acciones.

- Cabezada.

- Guindaleta.

- Protectores de cascos.

- Fusta y/o espuelas.

- Documentación completa del animal.

- Seguro.

- Elementos de higiene.

- Botiquín veterinaro.

- Piensos y alimentos.

 

ALIMENTACIÓN

- Es evidente que durante la peregrinación, vamos a consumir más calorías de lo que habitualmente hacemos. No debemos ver esta actividad como una oportunidad para comer menos y adelgazar. Debemos compensar los elementos que vayamos perdiendo. Igualmente, hemos de consumir más azúcares de lo habitual (chocolate, frutos secos, miel, fruta)

- No obstante, tampoco son recomendables las grandes comilonas, no olvidemos que no ayuda mucho a la hora de ponernos en camino.

- Cuando iniciemos la caminata es muy probable que no encontremos bares o restaurantes abiertos que nos ofrezcan la posibilidad de desayunar. No pasa nada por retrasar los horarios de las comidas (desayunar a media mañana, comer a las 4 de la tarde), podemos usar mientras tanto frutos secos, chocolate, o en general alimentos energéticos que llevaremos en pequeñas cantidades en nuestra mochila.

- En muchos restaurantes que encontramos en el Camino ofrecen el Menú del Peregrino, a precios bastante asequibles y de contenido más bien austero.

- En cuanto a la bebida, se recomienda hacer un consumo abundante de agua, especialmente en verano. No hay ningún problema para conseguirla a lo largo del Camino y es posible realizarlo incluso sin transportarla en botellas o cantimploras. En este caso deberemos consumir cantidades considerables cuando tengamos acceso. Es aconsejable también consumir bebidas isotónicas que nos ayuden a recuperar sales y minerales perdidas durante el esfuerzo.

  

LAS ENFERMEDADES DEL PEREGRINO

 

Advertencia previa

- La presente no es ni pretende ser una guía médica. Simplemente vamos a ofrecer unos consejos prácticos muy básicos para el tratamiento de los males que más habitualmente aquejan al peregrino.

- No obstante, por supuesto recomendamos acudir a los puestos de salud para el tratamiento de estos males siempre que se tenga acceso por personal formado en la materia.

 

Las ampollas.

- Surgen como consecuencia del continuo roce de los calcetines sobre la piel, especialmente si se combina con una excesiva sudoración.

- Una vez detectada una ampolla, inmediatamente debe realizarse una cura de emergencia que consistirá en pincharla con una aguja hipodérmica (nunca compartirlas o usar una sin desinfectar). Se drenará totalmente y se colocará una tirita sobre ella aplicando previamente BETADINE. Nunca rasgar del todo o quitar la piel, que servirá como protección.

- Una vez finalizada la etapa, se procederá a pinchar la ampolla si se ha reproducido atravesándola con una aguja con hilo empapado en Betadine que podremos dejar toda la noche para que ayude a drenar.

- Por la mañana, antes de iniciar la nueva etapa, realizar una nueva cura. No es conveniente dejar el hilo para caminar.

 

El "pie de atleta".

- Es una micosis que aparece entre los dedos de los pies y se manifiesta con la aparición de grietas en la piel, dolorosas o no.

- Aplicaremos sobre la zona afectada Canestén Spray. Es importante que la superficie se halle limpia y seca y no se vuelva a humedecer con posterioridad a la aplicación del spray.

- Esta misma operación se realizará al inicio y final de cada etapa mientras dure el mal.

 

Tendinitis y tirones musculares.

- Surgen generalmente como falta de preparación o entrenamiento. Por lo tanto, la mejor medicina es una adecuada preparación.

- Se recomiendan, de todas formas, las friegas con alcohol sobre la zona afectada. También el uso de analgésicos para reducir el dolor. A veces es conveniente usar una venda elástica bien colocada.

- Pueden ir acompañadas de inflamaciones. En ese caso, se recomiendan los antiinflamatorios previa consulta médica. En ningún caso consumirlos con el estómago vacío.

 

Quemaduras.

- Son producidas por el sol. Por lo tanto, nada como prevenirlas utilizando cremas protectoras de alto factor.

- Una vez producidas, aplicar cremas específicas.

 

Picaduras.

- Suelen producirlas abejas, avispas, tábanos, mosquitos y pulgas. En caso de ser especialmente sensible a las picaduras utilizar productos para ahuyentar los insectos y llevar un antihistamínico o pomada. También son útiles determinados productos farmacéuticos que contienen amoniaco.

- En caso de sufrir alergia a las picaduras de las abejas, es conveniente viajar con el antisuero correspondiente.

 

Rozaduras producidas por las ropas.

- El roce continuado de la ropa interior o los pantalones sobre la piel puede producir rozaduras que pueden degenerar en verdaderas heridas.

- Como solución, se puede mezclar en un vaso dos dedos de aceite de oliva con agua, revolver hasta conseguir una mezcla parcial de ambos, aplicar con un kleenex sobre la superficie rozada y dejar que haga efecto toda la noche.

- Igualmente pueden utilizarse cremas especiales.

 

EL CUIDADO DE LOS PIES

Nuestros pies son los que nos van a llevar a Santiago de Compostela, por tanto debemos prestarles una especial atención y unos cuidados específicos que podemos clasificar de acuerdo al momento en que se deben poner en práctica.

 

Durante la preparación o el entrenamiento.

- Es importante realizar un adecuado entrenamiento antes de ponerse en camino. Lo aconsejable es empezar a entrenar por lo menos un mes antes de iniciarlo dando paseos de 3 o 4 km para ir incrementando progresivamente la distancia hasta alcanzar unos días antes los 25 km diarios. Esto ayudará a prevenir agujetas, tendinitis y molestias musculares.  

- Es necesario hacer una adecuada revisión del estado de los pies antes de empezar el Camino. Si se considera que puede aparecer algún problema o tenemos alguna inquietud, es aconsejable acudir a un especialista (podólogo) que nos aconseje.

- Nunca debemos iniciar la andadura con calzado nuevo. Las botas deben estar adaptadas a nuestros pies, esto ayudará a prevenir las rozaduras.

 

Antes de afrontar cada etapa.

- Debemos evitar los largos baños o duchas de agua caliente antes de iniciar la etapa, ya que la piel de los pies se arruga y se incrementa el riesgo de sufrir ampollas.

- Es conveniente aplicarnos vaselina en los pies, especialmente entre los dedos, antes de iniciar la etapa. Esto nos ayudará a evitar las temidas ampollas.

- Una vez aplicada la vaselina, nos colocamos los calcetines de algodón o lana teniendo sumo cuidado de que no queden arrugas. Si los calcetines tienen costuras, procurar ponérnoslos al revés para que las costuras queden hacia fuera. Si vamos a usar botas, hay quien recomienda que se use un par de calcetines de lana sobre otro par de algodón.

 

Durante el recorrido de cada etapa.

- Cuando el clima lo permite, es conveniente parar en fuentes y arroyos para refrescar los pies durante la caminata. Sin embargo, es muy importante que el pie esté completamente seco antes de volver a ponernos en camino.

- Si tenemos la posibilidad, podemos intercambiar con nuestros compañeros de viaje masajes que nos relajarán y mejorarán la circulación sanguínea.

 

Al final de cada etapa.

- La higiene es importantísima, por tanto, todos los días al finalizar la etapa es conveniente lavarnos los pies si no tenemos posibilidad de ducharnos. Si tampoco contamos con agua para lavarlos podemos utilizar cremas o productos refrescantes.

- Una vez lavados, es conveniente aplicar sobre los pies una pomada o crema antiinflamatoria. Existe un producto natural llamado "ungüento del peregrino", del que recomendamos aplicar una fina capa en los pies después de cada caminata.

 

LA CREDENCIAL DEL PEREGRINO

 

Naturaleza y forma de obtenerla.

- Es un documento privado que certifica la condición de peregrino del portador. La otorga el Arzobispado de Santiago de Compostela y se obtiene en los puntos en que esta entidad ha delegado, que básicamente son todos los albergues de peregrinos, asociaciones de amigos del camino, oficinas de turismo, cofradías, arzobispados y parroquias del Camino o en la Universidad de Navarra.

- La Credencial puede ser gratuita o tener un costo que en ningún caso supera 1 euro. Se entrega mediante entrevista personal, nunca por correo, y contra la presentación del Documento Nacional de Identidad. Si se solicita en Roncesvalles, tradicionalmente se ha exigido una carta de presentación del párroco o alguna Asociación cultural del municipio de origen que acredite la identidad y la finalidad religiosa del solicitante.

 

Utilidad y fines de la Credencial

- Este es un documento imprescindible para acceder a los albergues o alojamientos especiales de peregrinos siempre que haya sitio. Igualmente se pueden obtener con ella descuentos en museos, monasterios o centros de ocio y servicio al peregrino.

- Al solicitar la Credencial, debe declararse la forma en que se va a realizar la peregrinación (a pie, en bicicleta o a caballo). La Credencial es sellada una o dos veces al día con sello y fecha en albergues o parroquias de los lugares de paso con el fin de certificar las jornadas de peregrinación realizadas. Una vez certificado por este medio que se han realizado como mínimo los 100 últimos km a pie 200 km a caballo o en bici, podremos obtener en la Catedral de Santiago la "Compostela" que acredita que se ha realizado la peregrinación.

 

LA COMPOSTELA

- Es un documento en latín que se entrega en la Oficina del Peregrino en Santiago de Compostela y que acredita que se ha realizado la peregrinación por motivos religiosos. Cuando la finalidad de la peregrinación sea otra, se puede solicitar otro documento acreditativo diferente.

- Para conseguirla es necesario probar que se han realizado al menos 100 kms a pie o 200 en bici. Esto se demuestra mediante los sellos que se han colocado a lo largo del camino en la Credencial del peregrino.

- La traducción del texto que aparece en "La Compostela" es la siguiente:

"El Cabildo de esta Santa Apostólica Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana, custodio del sello del altar de Santiago Apóstol, con el fin de expedir las auténticas cartas de la visita a todos los Fieles y Peregrinos que llegan desde cualquier parte del Orbe con actitud de devoción o por causa de voto o promesa hasta la Tumba de Santiago, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que:................................. ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa). Para dar fe de esto, le entrego las presentes letras refrendadas con el sello de esta misma Santa Iglesia"

       

  retour à Q.Pratique Généralités

  home

                                                                       08/01/2011

delhommeb at wanadoo.fr