Camino Francés : vélo (Voz de Galicia) (es)  

 

                                            Camino Francés : vélo (Voz de Galicia)

  http://caminodesantiago.lavozdegalicia.com

 

  Al menos uno de cada diez peregrinos que alcanzan la plaza del Obradoiro lo hacen montados sobre dos ruedas. Cada uno de estos bicigrinos, como se les conoce popularmente, presenta unas características distintas en función de su edad, fortaleza, peso, tipo de bicicleta, etcétera. Por este motivo, resulta extremadamente complicado sistematizar los recorridos.

 

  A continuación se presenta una estructura dividida en 15 etapas con inicio en Saint-Jean-Pied -de-Port y con final en Santiago. La media de kilómetros de cada jornada es algo superior a 52, aunque esta cifra puede llevar a engaño. Cada jornada se ha acotado en función de la dificultad que entraña. Por este motivo, la primera etapa tan solo consta de 26 kilómetros. Es la más corta de todas, pero las empinadas rampas pirenaicas que deberán afrontar los peregrinos harán que muchos se retuerzan sobre los manillares y que otros tantos tengan que echar pie a tierra para alcanzar Roncesvalles. Como contraste, la etapa que une Burgos con Carrión de los Condes consta de 86 kilómetros. Durante esta apenas existe desnivel, por lo que los ciclistas podrán pedalear sin problema.

 

  Del mismo modo, y a pesar de que muchos bicigrinos optan por rodar siempre sobre el asfalto, esta guía está pensada para aquellos que avanzan sobre el Camino original, si bien es cierto que, en ocasiones, debido a dificultades insalvables, se hacen excepciones y se indica la posibilidad de continuar un tramo por la carretera.

 

  Por supuesto, esta selección solo pretende servir de referencia. Puede modificarse al antojo de cada ciclista. El que se encuentre con fuerzas al llegar a meta puede continuar recorriendo kilómetros y al que le flaqueen antes de llegar a ella no debe forzar. Lo más probable es que encuentre albergue o alojamiento alternativo antes del fin de jornada previsto.

                                                -----------------------------------------------

- 01. Saint Jean Pied de Port - Roncesvalles (26 kilómetros)

- 03. Pamplona - Estella (44 kilómetros)

- 03. Pamplona - Estella (44 kilómetros)

- 04. Estella - Logroño (49 kilómetros)

- 05. Logroño - Santo Domingo de La Calzada (48 kilómetros)

- 06. Santo Domingo de La Calzada - Burgos (75 kilómetros)

- 07. Burgos - Carrión de los Condes (86 kilómetros)

- 08. Carrión de los Condes - Sahagún (39 kilómetros)

- 09. Sahagún - León (57 kilómetros)

- 10. León - Astorga (49 kilómetros)

- 11. Astorga - Ponferrada (54 kilómetros)

- 12. Ponferrada - O Cebreiro (50 kilómetros)

- 13. O Cebreiro - Sarria (40 kilómetros)

- 14. Sarria - Palas de Rei (40 kilómetros)

- 15. Palas de Rei - Santiago (69 kilómetros)

                                                ----------------------------------------------

 

  01. Saint Jean Pied de Port - Roncesvalles (26 kilómetros)

  Cota mínima: 233 metros - Cota máxima: 1.480 metros - Dificultad: Muy alta

 

  Existe la posibilidad de cubrir la etapa pasando por la localidad de Valcarlos. Trayecto algo más largo pero más suave y sin abandonar el asfalto. De todas formas, aunque se termine sufriendo, con buenas condiciones climáticas se recomienda la ruta de los puertos de Cize.

 

  Saint Jean Pied de Port - Roncesvalles

  Esta etapa, la más dura sin contemplaciones, tan solo es apta para los ciclistas más rodados. Aquellos no expertos que opten por la variante de mayor altura es probable que empujen la bici durante la mayor parte de las exigentes subidas.

  Por ello se aconseja –al igual que para los caminantes durante la época invernal– continuar hasta Roncesvalles por la variante de Valcarlos que discurre durante su mayor tramo por asfalto, ya sea por carreteras principales o comarcales,  aunque en algunos kilómetros también se adentra por pistas.   Esta opción ya se elige a la salida de Saint-Jean-Pied-de-Port, al tomar a la derecha la carretera que conduce a Luzaide / Valcarlos (D–933). Tras cubrir de forma rápida la primera parte de la etapa, los romeros hallarán todo tipo de servicios en las bellas localidades de Arnegi -donde destaca el paso del río y sus dos frontones- y en la propia Valcarlos, donde podrán, incluso, pernoctar en un albergue.

  Desde Valcarlos, los peregrinos recorren durante más de 8 kilómetros la transitada carretera N-135 –en algunos tramos por arcén–, por lo que se recomienda aumentar las precauciones. Poco después, y ya por una pista, afrontarán las pendientes con mayor desnivel de la etapa. En el alto de Ibañeta el recorrido enlaza con la primera variante

 

  02. Roncesvalles - Pamplona (48 kilómetros)

  Cota mínima: 962 metros - Cota máxima: 449 metros - Dificultad: Muy alta

 

  A pesar de que se descienden más de 500 metros entre el principio y el final, el primer tramo de la etapa resulta tremendamente complicado. Es el ejemplo perfecto de un trazado rompepiernas, en el que se intercalan rampas infernales con toboganes y en el que apenas existen zonas llanas. En algunos tramos el firme tampoco acompaña, aunque no es nada que no se pueda salvar con una bicicleta de montaña. En el descenso desde el alto del Arre hasta Zubiri conviene ir por carretera, ya que es realmente peligroso. La segunda mitad es considerablemente más sencilla. Para los amantes de los pedales, se pasa por Villava, la localidad natal de Miguel Induráin, pentacampeón del Tour de Francia.

 

  Roncesvalles - Zubiri

  Muchísima precaución en el descenso del alto del Erro hasta Zubiri. Se recomienda tomar la carretera. Incluso los muy expertos sufrirán para no echar pie a tierra. Todos los años se producen multitud de lesiones.

Etapa dura. Se realiza mucho descenso, pero alguna de las rampas que se encuentran en esta jornada son inolvidables. Muchos ciclistas optan por seguir la carretera, ya que el firme no acompaña en alguno de los tramos, aunque con una bicicleta de montaña se puede ir por la ruta jacobea sin mayor problema que un par de cercas y un par de riachuelos, en los que es necesario bajarse de la bicicleta.

  Para los que opten por el asfalto, la carretera no es muy transitada. Es una zona de gran tradición ciclista, por lo que los conductores de coches están habituados a convivir con gente circulando sobre dos ruedas. Y se nota.

 

  Zubiri - Pamplona

  Perfil cómodo para los ciclistas, pero en el primer tramo el firme no acompaña. Es posible que se encuentre el tronco de algún arbusto a modo de obstáculo.

  Al llegar a Zabaldika hay que elegir entre las dos variantes. Para los ciclistas es más cómoda la que va por Huarte. Sin embargo, cualquier aficionado a las dos ruedas no debería dejar escapar la oportunidad de entrar pedaleando en Villava.

 

  03. Pamplona - Estella (44 kilómetros)

Cota mínima: 397 metros - Cota máxima: 780 metros - Dificultad: Alta

 

  Etapa totalmente marcada por el ascenso y el descenso del alto del Perdón. Esta dificultad conviene tomársela con calma. El viento y el poco agarre de los neumáticos complican la subida. El descenso es muy peligroso. Conviene descender por la carretera. El resto de la etapa no presenta grandes dificultades, aunque la llegada a Estella es algo complicada.

 

  Pamplona - Puente la Reina

  La subida al alto del Perdón tiene su miga. El firme no es el más propicio para escalar, pero unas buenas piernas y una marcha corta deberían ser más que suficientes. Aunque el viento siempre puede jugar una mala pasada. Como alternativa siempre queda coger la carretera general.

  La bajada desde el alto del Perdón es realmente peligrosa. Pendientes muy pronunciadas y piedras de todos los tamaños convierten el descenso en misión imposible para los ciclistas. Tomar la carretera hasta Óbanos.

 

  Puente la Reina - Estella

  Los bicigrinos no hallarán problema en cubrir esta sencilla etapa por el trazado original. Tan solo se aconseja echar pie a tierra en los tramos de calzadas romanas. Antes de llegar a Cirauqui encontrarán algún itinerario conflictivo por lo arcilloso del terreno, al acumularse mucho barro tras fuertes lluvias.

  En este enclave, y debido a sus empinadas cuestas, hay una variante -también señalizada- que les permitirá evitar subir hasta lo alto de la colina. Tras afrontar un primer ascenso, y mientras los caminantes se dirigirán hacia el único arco que aún se conserva de las murallas, los ciclistas podrán girar a la izquierda y bordear el pueblo. En el descenso ya enlazarán con el otro itinerario.

 

  04. Estella - Logroño (49 kilómetros)

  Cota mínima: 420 metros - Cota máxima: 590 metros - Dificultad: Alta

 

  Etapa muy cómoda salvo el ascenso a Villamayor de Monjardín, corto pero exigente, y el tramo comprendido entre Torres del Río y Viana, una auténtica tortura llena de paredes y descensos en los que se exige unos buenos frenos. Muchos ciclistas terminan por recorrer este tramo por la carretera.

 

  Estella - Los Arcos

  Precaución a la salida de Estella. Tráfico denso.

  Complicado ascenso hasta Villamayor de Monjardín. No es excesivamente largo, pero en algunos tramos presenta mal firme. Desde Villamayor de Monjardían hasta Los Arcos, terreno favorable. Al principio,  este tramo cruza un par de carreteras locales.

 

  Los Arcos - Logroño

  Desde Torres del Río hasta las puertas de Viana, camino muy complicado para los ciclistas. Rampas infernales tanto a favor como en contra. Sendero muy estrecho en algunas zonas. Rodeado de vegetación que atrae a multitud de insectos, por lo que en los descensos conviene llevar la boca bien cerrada y los ojos protegidos por gafas de sol.

  La mayoría de los ciclistas evitan este tramo y escogen la carretera para llegar a Viana. Las pendientes siguen existiendo, pero son mucho menos pronunciadas. Además, esta carretera, en muy buen estado, suele presentar poco tráfico.

  Desde Viana hasta Logroño terreno cómodo. La pasarela cuenta con una pequeña rampa en un lateral para que los ciclistas puedan cruzar con la bicicleta sin tener que cargar con su peso. El que llegue a Logroño con cualquier tipo de problemas mecánicos tiene la posibilidad de reparar la bicicleta justo antes de cruzar el Ebro. Comercio Vini Vidi Bici bien señalizado.

  El primer tramo de la etapa, por pistas de concentración parcelaria, es sencillo. El acceso a Sansol se realiza por una carretera sin arcén, pero suele presentar muy poco movimiento. A la salida de Sansol hay un taller especializado en maquinaria agrícola que tratará de solucionar cualquier tipo de avería.

 

  05. Logroño - Santo Domingo de La Calzada (48 kilómetros)

  Cota mínima: 390 metros - Cota máxima: 715 metros - Dificultad: Media

 

  La etapa transcurre por el valle del Ebro, zona en la que son comunes los fuertes vientos. El ascenso hasta el alto de San Antón es la dificultad más destacada.

 

  Logroño - Nájera

  Esta sencilla etapa no presenta mayores dificultades para los ciclistas. Incluso en la salida de Logroño hacia el embalse de la Grajera, un carril bici los invita a proseguir camino. Tan solo algunos tramos de la subida y bajada al alto de San Antón, de sendero pedregoso, puede dificultarles la marcha.

 

  Nájera - Santo Domingo de la Calzada

  La suave orografía convierte a esta etapa en un paseo para los ciclistas, quienes tendrán, además, más facilidades para desviarse y visitar el conjunto de San Millán de la Cogolla. Si se decantan por acercarse al enclave monumental cubrirán, en total, una etapa de aproximadamente 55 kilómetros.

 

  06. Santo Domingo de La Calzada - Burgos (75 kilómetros)

  Cota mínima: 640 metros - Cota máxima: 1.165 metros - Dificultad: Muy alta

 

  Una de los trazados más complicados debido a su extensión y a la dificultad de la segunda parte. Cómodo trayecto hasta los montes de Oca, en los que hay que afrontar grandes rampas.

  Antes de llegar a Burgos hay que salvar la sierra de Atapuerca, que resulta complicada por el firme, irregular y empedrado.

  El acceso a Burgos, por el polígono industrial, es peligroso por el denso tráfico.

 

  Santo Domingo de la Calzada - Belorado

  La suave orografía convierte esta etapa es un paseo para los ciclistas, quienes no hallarán ninguna complicación en completarla con celeridad.

 

  Belorado - Agés

  Esta jornada no supondrá un mayor problema para los ciclistas. Tan solo los duros y pedregosos repechos que arrancan tras la iglesia de Villafranca de Montes de Oca y el tobogán de bajada y subida que sucede al homenaje a los caídos en 1936 puede exigirles un esfuerzo mayor. En este duro tramo la óptica desde la bicicleta puede resultar llamativa. Ellos afrontarán a gran velocidad el descenso y se aproximarán al repecho siguiente, mientras los caminantes sufren para coronar el posterior ascenso.

  En el suave sendero que sucede al alto de la Pedraja, y tras una época de fuertes lluvias, el terreno embarrado puede complicar la travesía.

  Con climatología adversa otra opción para solventar los tramos más complicados es continuar el ascenso desde Villafranca por la N-120 hasta alcanzar el entorno de un merendero desde donde un desvío a la derecha llevará a los ciclistas hasta un pequeña ermita y hasta el empalme con la ruta milenaria.

 

  Agés - Burgos

  La ascensión de la sierra de Atapuerca es realmente complicada, llena de escalones naturales. Existe la posibilidad de continuar por carretera. Se realizan varios kilómetros de más pero sobre mejor firme.

  La entrada en Burgos por el polígono industrial también es peliaguda. Gran densidad de tráfico. Conviene circular por la acera izquierda o por la vía de servicio, siempre extremando la precaución.

  En el tramo final existe la posibilidad de desviarse a mano derecha, en donde se encuentra un carril bici que llega hasta las puertas de Burgos.

 

  07. Burgos - Carrión de los Condes (86 kilómetros)

  Cota mínima: 640 metros - Cota máxima: 1.165 metros - Dificultad: Media-alta

 

  La etapa más larga pero con claro predominio del llano. El único puerto, Mostelares, se encuentra a mitad, justo a la salida de Castrojeriz. Conviene no cebarse, ya que las últimas rampas son las más exigentes. Ya en Tierra de Campos, antes de la llegada a Frómista, bonito paseo a la orilla del canal de la Mancha.

 

  Burgos - Hontanas

  Esta jornada no supondrá un mayor problema para los ciclistas. En la salida de Burgos los bicigrinos contarán, incluso, en algún tramo con carril-bici. Los senderos más complicados se atravesarán en la última parte de la etapa, en los kilómetros que preceden a Hontanas, en los que la travesía discurre por un terreno muy rocoso. El desnivel es casi insignificante. Entre la localidad de salida (Burgos se halla a 866 metros de altitud) y la de llegada (Hontanas está a 870 metros) hay 4 metros de diferencia.

 

  Hontanas - Frómista

  Precaución en la llegada a Castrojeriz. Carretera estrecha con poco tráfico pero en la que conviven coches en ambos sentidos, vehículos agrícolas, peregrinos y bicigrinos.

  La única complicación de esta etapa se encuentra en el Alto de Mostelares. Subida exigente. Conviene tener los frenos bien calibrados para el descenso. Es un tobogán.

 

  Frómista - Carrión de los Condes

  Etapa sin ninguna complicación para los ciclistas, que la recorrerán en apenas una hora y 30 minutos

 

  08. Carrión de los Condes - Sahagún (39 kilómetros)

  Cota mínima: 830 metros - Cota máxima: 910 metros - Dificultad: Muy baja

 

  Etapa de transición. Casi de descanso. Los peregrinos tendrán la oportunidad de aprovechar el día en Sahagún. Muy poca distancia y sin ningún tipo de dificultad. El perfil se parece a un plato. Conviene recargar pilas para completar con garantías la segunda semana de Camino.

 

  Carrión de los Condes - Terradillos de los Templarios

  Los ciclistas no se encontrarán con más enemigos que el sol y la falta de refugio. Conviene salir bien cargados de agua.

 

  Terradillos de los Templarios - Sahagún

  Los ciclistas disfrutan de una jornada plácida, en la que se consumen kilómetros a una gran velocidad debido al perfil casi totalmente llano.

  Los que quieran evitar la grava de algunos tramos del camino tienen la posibilidad de rodar sobre el asfalto de la N-120, con buena visibilidad y poco transitada.

 

  09. Sahagún - León (57 kilómetros)

  Cota mínima: 800 metros - Cota máxima: 910 metros - Dificultad: Baja

 

  Tras el descanso de la jornada anterior, el peregrino vuelve a disfrutar de una jornada suave para que las piernas vuelvan a engrasarse. El perfil de la jornada es muy llano. El páramo leonés puede castigar en verano debido a las temperaturas que se alcanzan en la zona. La variante por Calzadilla de los Hermanillos es un par de kilómetros más larga.

 

  Sahagún - El Burgo Ranero

  Los ciclistas disfrutan de una jornada plácida, en la que se consumen kilómetros a una gran velocidad debido al perfil casi totalmente llano.

 

  El Burgo Ranero - León

  Los ciclistas no hallarán problema en solventar esta etapa por la vía marcada, que, tan solo en algunos tramos, como en el posterior a Arcahueja, se vuelve más accidentado y pedregoso

 

  10. León - Astorga (49 kilómetros)

  Cota mínima: 800 metros - Cota máxima: 950 metros - Dificultad: Baja

 

  Otra etapa muy asequible, tanto por el kilometraje como por el perfil. El páramo se va suavizando a medida que el peregrino se acerca a Astorga. Cruzar en bicicleta el puente del Paso Honroso, a pesar del suelo empedrado e irregular, probablemente se convierta en uno de los momentos que se quedarán guardados en la retina.

 

  León - San Martín del Camino

  La salida de León presenta ciertas dificultades para los ciclistas. La inmensa mayoría de indicadores del Camino de Santiago están ubicados en el margen izquierdo de la vía, ya que están pensadas para los que avanzan sobre la acera. Sin embargo, el gran movimiento que suele haber por estas calles desde las primeras horas del día provoca un paso incómodo y se recomienda a los ciclistas que circulen por el margen derecho hasta llegar a la floristería destacada en el itinerario.

  En el resto de la etapa, se puede ir por el arcén derecho, aunque la pista no presenta dificultades para los ciclistas. Justo antes de llegar a San Miguel del Camino, se puede cruzar un paso muy estrecho protegido por el guardarraíl, ocupar el arcén contrario durante diez metros o cruzar la carretera. Cualquiera de las tres opciones es peligrosa.

 

  San Martín del Camino - Astorga

  El majestuoso puente sobre el Órbigo presenta un firme algo incómodo para los peregrinos sobre dos ruedas. Para continuar el Camino, en Santibáñez hay que torcer a la derecha antes de llegar a la iglesia. Este cruce es sobre terreno a favor, por lo que el que vaya algo rápido corre el riesgo de saltárselo.

  Descenso en una zona muy pedregosa entre Santibáñez y San Justo de la Vega, antes de la llegada al crucero.

  En San Justo de la Vega el Camino comparte espacio con los vehículos. Precaución.

  Pasarela sobre la vía del tren justo antes de la llegada a Astorga. La rampa para acceder al fin de la etapa es endiablada.

 

  11. Astorga - Ponferrada (54 kilómetros)

  Cota mínima: 500 metros - Cota máxima: 1.504 metros - Dificultad: Alta

 

  Se acabó el páramo. Se pasa de golpe de las rectas planas e infinitas al punto más alto de todo el Camino Francés en España, y todo en un abrir y cerrar de ojos. Las piernas vuelven a sufrir con la escalada.   Reaparece el ácido láctico. El descenso es realmente peligroso. No completarlo por carretera es una auténtica imprudencia. Mucha precaución en la bajada desde El Acebo a Molinaseca. Un monumento a los pies del Camino recuerda a una de las últimas víctimas, un peregrino alemán. Durante la subida, hay tramos con marcas en la carretera, en las que también se aconseja continuar por el asfalto.

 

  Astorga - Foncebadón

  Los ciclistas solventarán el itinerario desde Astorga hasta Rabanal del Camino sin ninguna dificultad salvo en la subida que sucede al arroyo de las Reguerinas, donde, en vez de por la vía principal, se recomienda continuar por carretera ante la dificultad de avanzar por esta pista ascendente con muchas piedras. Pero, en general, la jornada transita por grandes llanuras sin casi desniveles. La alternativa de continuar camino por carretera también se vuelve obligatoria en Rabanal del Camino. De hecho, quienes no precisen acceder al pueblo pueden rodearlo por carretera y evitar así sus calles empedradas.

  La posterior subida hasta Foncebadón también se deberá hacer solo por asfalto. Lo complicado de las pistas y lo empinado de algunos ascensos desaconsejan a los ciclistas seguir la vía original. Por carretera la inclinación es mucho más tendida.

 

  Foncebadón - Ponferrada

  Los peregrinos de pedal deben extremar las precauciones en este tramo de la ruta que ya ha sido escenario de varios accidentes mortales de ciclistas. Un monumento a la salida de El Acebo lo recuerda.

  Para aquellos menos expertos se recomienda realizar toda la etapa, hasta Molinaseca, por la carretera LE-142, y tener cuidado si el firme se haya mojado.

  Los itinerarios más inaccesibles para los bicigrinos son los que enlazan Manjarín con El Acebo ante la bajada de vértigo señalizada, la pista que conduce a Riego de Ambrós (señales en el asfalto ya indican el camino a seguir para los ciclistas) y la bajada desde este enclave a Molinaseca. Desde esta localidad sí se podrán guiar por la señalización oficial hasta Ponferrada.

 

  12. Ponferrada - O Cebreiro (50 kilómetros)

  Cota mínima: 460 metros - Cota máxima: 1.320 metros - Dificultad: Muy alta

 

  Junto con el bautismo de fuego en el Pirineo navarro, esta jornada constituye la auténtica etapa reina. La montaña en su máxima expresión. El ascenso a O Cebreiro, no exento de dificultades, se puede completar por el Camino tradicional, aunque al salir de Las Herrerías, el último pueblo antes de comenzar la ascensión, aparecen varias pintadas enviando a los ciclistas por el asfalto. Entrar en Galicia compensa el sufrimiento. Salvo la llegada a Villafranca, con algún que otro repecho, el primer tramo de la etapa transcurre con

tranquilidad. Conviene reservar fuerzas para los últimos kilómetros.

 

  Ponferrada - Villafranca del Bierzo

  La salida de Ponferrada es complicada. Por largas y estrechas avenidas en las que se comparte espacio con los vehículos de motor, aunque durante un pequeño tramo hay un carril bici pintado en el asfalto.

Cruce de la carretera para entrar en el centro de Columbrianos a través de un paso de peatones.

  En Camponaraya y a la salida de Cacabelos se convive con los vehículos.

  Al llegar a Pieros, cualquiera de las dos variantes: son similares.

 

  Villafranca del Bierzo - O Cebreiro

  Precaución a la salida de Perexe y a la llegada a la estación de servicio de A Portela. Cruces muy peligrosos. Desde A Portela se abandona el andadero para compartir carretera con los pocos coches que transitan por la vieja N-VI.

  Primera parte de la etapa cómoda, pero desde Ruitelán comienzan los falsos llanos y, a la salida de Las Herrerías, las rampas empinadas.

  A la salida de Las Herrerías, varios indicadores recomiendan a los ciclistas seguir por la carretera hasta O Cebreiro. Se da algo de rodeo, pero el firme acompaña. Solo se recomienda ascender hasta O Cebreiro por el Camino original a los ciclistas más expertos, ya que algunas pendientes son muy acusadas y hay tramos en los que el firme no acompaña. Solo la combinación de fuerza y pericia evitarán al bicigrino tener que bajarse de la bicicleta para empujar.

 

  13. O Cebreiro - Sarria (40 kilómetros)

  Cota mínima: 450 metros - Cota máxima: 1.330 metros - Dificultad: Media

 

  Fuerte repecho para coronar el alto de Poio. Desde este punto, descenso. Complicada llegada a Triacastela por toboganes empedrados. Desde este pueblo existen dos posibilidades para llegar a Sarria. La original transcurre por San Xil, algo más corto pero también con un punto de exigencia. La variante pasa por Samos, donde se emplaza el famoso monasterio.

 

  O Cebreiro - Triacastela

  Al igual que los caminantes, los ciclistas necesitan una etapa de transición tras la dureza del día anterior.   En esta jornada tan solo el durísimo repecho del alto del Poio les pondrá de nuevo a prueba. En caso de mal tiempo o nevada se recomienda hacer la partida desde O Cebreiro por carretera, por la LU-633, asfalto que se cruzará con la vía milenaria en varias ocasiones. Los bicigrinos deberán aumentar las precauciones en el permanente descenso, en algunos tramos muy pedregoso, que se inicia tras el alto y que atraviesa de forma veloz pequeños y sucesivos núcleos. La senda se convierte, de todas formas, en un magnífico mirador, para gozar desde el propio manillar.

 

  Triacastela - Sarria (por San Xil)

  Hasta A Balsa, camino cómodo sobre asfalto. Subida hasta San Xil complicada, especialmente en época de lluvias. Los que no gusten de echar el pie a tierra deben seguir hasta San Xil por la carretera local sin llegar a entrar en A Balsa.

  Desde San Xil, ascenso, por buena carretera pero exigente, hasta el alto de Riocabo. En este punto se puede continuar por el asfalto o seguir el mismo camino que los peregrinos de a pie, aunque la segunda opción solo se recomienda a los ciclistas más experimentados, porque tiene algún descenso muy técnico.

Cuando empiezan a aparecer las indicaciones del Alquimista (tramo entre Fontearcuda y A Furela), hay un par de descensos cortos pero pronunciados que se pueden salvar siguiendo la carretera local.

  La entrada en Sarria es algo problemática. Señales de ceda con menos visibilidad de la deseada.

 

  Triacastela - Sarria (por Samos)

  Tras una partida de Triacastela muy sencilla para los rodadores por la LU-633 -carretera por la que, de todos modos, se debe circular con cuidado durante estos primeros kilómetros-, los ciclistas afrontarán algunos tramos complicados, sobre todo, en las llegadas a las localidades de Lastres y San Martiño, por los sucesivos baches y piedras sueltas. Los desniveles en estos trazados son también considerables.

  Al partir de Samos muchos bicigrinos continúan por asfalto hasta Sarria por la carretera ya mencionada en vez de afrontar la subida a Pascais.  Para quienes opten por esta opción, hay un alto recomendado a 300 metros del desvío. Se trata del Mesón A Pontenova, una parada clásica que ofrece a los visitantes las anguilas típicas del lugar.

 

  14. Sarria - Palas de Rei (40 kilómetros)

  Cota mínima: 360 metros - Cota máxima: 730 metros - Dificultad: Media

 

  Corta pero traicionera. El primer tramo, suave, se puede complicar en época de lluvias, ya que el terreno suele embarrarse hasta niveles inimaginables fuera de Galicia. Cuando finaliza el plácido descenso hasta Portomarín, comienza el tramo más complicado y exigente de la etapa, repleto de falsos llanos y de rampas considerables.

 

  Sarria - Portomarín

  Esta etapa avanza entre suaves ondulaciones y breves llanuras, lo que no impide que pueda convertirse en una jornada rompepiernas para los ciclistas debido a las constantes oscilaciones del trazado. Tras una época de fuertes lluvias, algunos tramos pueden hallarse muy embarrados o anegados, lo que obligará a los bicigrinos a echar pie a tierra.

  Se recomienda también aumentar las precauciones en el último descenso a Portomarín.

 

  Portomarín - Palas de Rei

  El repecho inicial hasta la fábrica de ladrillos puede resultar muy duro, aunque llegados a este punto las piernas de los peregrinos ya suelen estar curtidas.

  Un amplio porcentaje de esta etapa transcurre sobre pistas asfaltadas por las que apenas transitan vehículos. El resto, salvo contadas excepciones, se realiza por senderos de tierra, a veces algo estrechos (puede resultar incómodo para adelantar a los romeros a pie).

  Ya llegando a Os Chacotes, el suelo empedrado en A Brea hará sufrir a los traseros más doloridos.

 

  15. Palas de Rei - Santiago (69 kilómetros)

  Cota mínima: 290 metros - Cota máxima: 560 metros - Dificultad: Media-alta

 

  Última jornada de marcha. Las fuerzas empiezan a flaquear pero tener Santiago a tiro de piedra invita a realizar el último esfuerzo. La subida a Arzúa tiene rampas complicadas así como el ascenso al mítico Monte do Gozo. El kilometraje es considerable. También hay que tener en cuenta que algunas zonas pueden estar muy embarradas.

 

  Palas de Rei - Arzúa

  Los ciclistas afrontan una etapa sencilla. Se puede complicar en épocas de fuertes lluvias, porque se atraviesan zonas de terreno blando, llegando a formarse auténticos barrizales. En algunos puntos puede llegar a acumularse el agua en inmensos charcos.

   Rampa pronunciada desde Ribadiso hasta Arzúa.

   Hay muchos ciclistas que llegados a este punto prefieren circular por la carretera general hasta Santiago. Totalmente desaconsejado. Además del peligro que conlleva el hecho de compartir vía con vehículos motorizados, los que prefieran pedalear sobre asfalto no tendrán la posibilidad de conocer las mágicas aldeas de tiene Galicia.

 

  Arzúa - Pedrouzo

  Etapa muy cómoda. Los únicos inconvenientes pueden darse en forma de barro, ya que algunas zonas son muy blandas y pueden llegar a encharcarse con lluvia, o a la hora de atravesar la carretera N-547, operación que hay que realizar en multitud de ocasiones y casi nunca con la seguridad ni con la visibilidad deseables.

 

  Pedrouzo - Santiago

  Aunque no cuenta con grandes dificultades orográficas, el recorrido de este tramo final puede resultar complicado para los ciclistas en algún tramo, como en la empinada y rocosa subida desde Amenal hasta Cimadevila. El Camino supera pequeños valles y ríos y esta sucesión de subidas y bajadas endurece el recorrido y lo dificulta tras una época de fuertes lluvias.

  En el sendero que bordea el contorno del aeropuerto compostelano de Lavacolla es posible que los ciclistas tengan que echar pie a tierra ante la imposibilidad de seguir trayecto.

                                                -------------------------------------------------------------

    

  retour à C.F chemin, étapes / way, stages

   

                                                    delhommeb at wanadoo.fr - 01/01/2015